Foto: Rodrigo Málaga.
Foto: Rodrigo Málaga.

Marina Mora,Exreina de bellezaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Nos sorprendió con su radical cambio de figura: bajó 25 kilos en cuatro meses. Hoy Marina Mora se siente más cómoda, pues le va bien en la vida, en sus empresas y en el corazón. Además, anuncia talleres de verano en su Escuela de Desarrollo Integral. Informes: 719-4545.

Has bajado 25 kilos…Fui a hacerme mis exámenes de rutina y el doctor me dijo: "Con tus padres diabéticos, si subes un par de kilos más entras a la categoría de paciente en riesgo. Tienes que bajar de peso, no por una cuestión de belleza –eres una mujer hermosa– sino de salud".

Tenías un problema de tiroides…Sí. Fui donde el endocrinólogo y le pedí un tratamiento más agresivo. Fue así que me comprometí a bajar de peso y empecé un tratamiento de régimen alimenticio, de tratamientos corporales. También pasé por el quirófano: me hice una liposucción. El proceso ya dura más de cuatro meses y todos –los doctores y yo– estamos muy contentos.

Y reapareciste bailando…Sí. Yo no me considero un ejemplo, pero si alguien ve en mí una inspiración para decir "sí se puede", me alegraré bastante.

¿Cómo te sientes con 25 kilos menos?Definitivamente más ligera (risas). La verdad, estoy orgullosa de mí porque me demostré que tengo una gran fuerza de voluntad.

¿Hoy te sientes más bella?Siempre me he sentido bellísima. Quizás tengo mucho ego, pero, la verdad, siempre me he sentido así (ríe). En el colegio era la más alta, la más flaca, pero siempre me trataban con cariño… quizás de esto provenga mi seguridad como persona (ríe). Además, desde chica me elegían para ser reina, para actuar, pero recién fui consciente de mi belleza de adolescente.

¿A qué edad tuviste tu primer enamorado?A los 15 años, una edad normal. Desde chiquita he sido muy exigente. Primero, un chico tiene que gustarme mucho, pero no solo me fijo en lo físico. Obvio, el muchacho tiene que ser atractivo, pero más me interesa la personalidad, alguien a quien yo pueda admirar, alguien importante.

Hoy te quieres más que antes…Aprecio cada etapa de mi vida, siempre me he sentido contenta conmigo misma. Siempre he sido capaz de decirme "qué bien estás, vas por buen camino". Y estas expresiones tienen que ver con lo profesional y con mi personalidad, no con lo físico. Esto no significa que no haya tenido problemas, sino que he aprendido a superarlos.

Imagino que el segundo lugar en el Miss Mundo ha sido una de tus alegrías más grandes…Definitivamente. Primero, porque mi esfuerzo tuvo una recompensa. Yo sí me dediqué de pleno al concurso, asumí el reto de representar a mi país y, aunque quedé segunda, yo sentí que gané. Y bajar estos 25 kilos también lo tomo como alegría, porque he ganado una batalla.

¿Cómo te va en tu faceta de empresaria?Allí también siento que estoy cumpliendo mis objetivos. A nivel empresarial me angustian muchas cosas, primero porque el de la belleza es un sector muy competitivo, pero siento que soy una pionera y esto me da una ventaja. Además, he sabido rodearme de gente valiosa, pues, aunque mi ego es grande, no me siento autosuficiente.

Bien en los negocios, físicamente más bella. ¿Cómo está tu corazón?A nivel empresarial quiero más (ríe). ¿Mi corazón? Está contento, tranquilo. Cuando me preguntan si estoy enamorada respondo que sí: "De mi escuela, de mis alumnas, de mis modelos, de Bellísima, mi empresa (ríe)". Y a nivel sentimental, repito, estoy contenta.

¿Tu amor es mexicano?No voy a hablar de eso (ríe). ¿Sabes por qué no lo hago? Porque aprendí la lección. Antes no fui firme en mi decisión de mantener bien resguardada mi vida privada. Reconozco que pasé por momentos 'llamativos', poco normales y hasta controversiales (Marina se casó con su primo hermano), y por falta de firmeza los resultados de esta 'exposición' no me gustaron. Ahora, es distinto. Les agradezco a los periodistas su interés por saber cómo ando del corazón, y solo les tengo que decir que estoy feliz (ríe).

¿Te cuesta cuidarte, evitar exponerte?Hoy no lo es tanto porque casi todo mi tiempo se lo dedico a mis empresas. Además, como no estoy en televisión la prensa no me sigue (ríe). Yo me pregunto, si todos tienen novio, si todos tienen pareja, ¿por qué esta preocupación por mí? ¿Por ser bella, porque fui reina de belleza? Pero, créeme, no tengo muchos pretendientes (ríe).

¿No quieres trabajar en la tele?La televisión me encantar –fui modelo, conductora–, pero solo regresaría a ella para tocar temas relativos a la belleza y al desarrollo de la mujer. Además, es un medio muy inestable, y eso me atemoriza. Prefiero la seguridad que me dan mis empresas (ríe).

AUTOFICHA

- Tengo dos empresas. Por mi tratamiento para bajar de peso tuve que delegar algunas de mis responsabilidades. Felizmente, tengo un equipo de trabajo maravilloso.

- Aprecio cada etapa de mi vida, siempre me he sentido contenta conmigo y he sido capaz de decirme "qué bien estás, vas por buen camino".

- La tele me encanta pero solo regresaría a ella para tocar temas relativos a la belleza. Además, es un medio muy inestable. Prefiero la seguridad de mis empresas.