PIDEN JUSTICIA. Familiares del estibador esperan un castigo ejemplar para el adolescente agresor. (Rochi León)
PIDEN JUSTICIA. Familiares del estibador esperan un castigo ejemplar para el adolescente agresor. (Rochi León)

Un joven estibador se debate entre la vida y la muerte luego de que un adolescente de 14 años le disparara en la cabeza porque no se dejó robar una gorra.

Todo ocurrió el último domingo a las 12:40 del día. Marco Antonio Ríos Román, de 18 años –quien trabaja cargando bultos en el mercado de frutas de La Victoria–, caminaba por un centro de abastos del asentamiento humano Micaela Bastidas, cuando apareció el menor de iniciales C.H.C. 'Chanito', e intentó robarle la gorra que llevaba puesta.

La víctima se resistió y ambos pelearon. Como Ríos Román era más grande y fuerte, doblegó al menor, quien se fue y a los 20 minutos regresó en un mototaxi azul, conducido por un sujeto de nombre 'Yefry'.

El chico bajó del vehículo, sacó una pistola y, sin mediar palabra, le disparó en la cabeza. Luego huyó con la gorra.

Escapó de la Policía Nacional durante varios días y ayer se entregó. Permanece en la sede del Ministerio Público de Santa Anita.

Según los agentes a cargo del caso, el padre del menor es un delincuente de la zona.

Ríos Román había conseguido trabajo en construcción civil e iba a empezar a laborar el último lunes. Según su familia, estaba ahorrando dinero para postular a la carrera de mecánica en el Senati.

El pronóstico que los médicos le han dado no es alentador, porque –según expresaron– si sobrevive, podría quedar discapacitado.

TENGA EN CUENTA

- Ríos Román se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Dos de Mayo.

- Su familia pide ayuda económica. Si desea apoyar, comuníquese al 971875788.