Foto: Rafael Cornejo.
Foto: Rafael Cornejo.

Gianfranco Brero,ActorAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Fue elegido el Mejor Actor del Festival de San Sebastián gracias a Tinta Roja, filme de 'Pancho' Lombardi. Hoy, Gianfranco Brero es un hombre orquesta que dirige un programa de TV (3G, en Plus TV), dicta talleres y hasta es socio de un restaurante especializado en empanadas (El buen recado). Además, estos días es el rostro de la campaña 'Talentos que inspiran', a través de la cual Cusqueña quiere premiar el esfuerzo de los peruanos de a pie que hacen cosas extraordinarias. Cierre: 31 de mayo. Informes: www.talentosqueinspiran.com.

Te levantas muy temprano y no paras de trabajar. ¿Por necesidad o por puro placer?Por obsesión (ríe). Ya no actúo mucho pero en dos semanas haré un papel chiquitito en la nueva película de Daniel Rodríguez, y en octubre del 2013 regreso al teatro en una obra que haré junto con Alberto Ísola. Estoy contento porque si bien hago de todo, lo que más me gusta es actuar.

Estudiaste Literatura…En la Universidad de San Marcos, durante una época gloriosa. Allí tuve grandes maestros. Ninguna institución es el edificio, es su gente, y la gente que estuvo conmigo ya no sigue allí. Irme a San Marcos significaría ver el edificio pero no recuperar ese espíritu inquisitivo, rebelde y muy talentoso de gente que cuestionaba una realidad, que promovía cosas y que, luego, se manifestó, hizo grandes cosas. Por eso, me siento un sanmarquino…

Pero antes pasaste por la Universidad Católica…Sí, hice Letras. La Católica me enseñó a pensar, a cuestionarlo todo, pero San Marcos me metió, con pasión, en el universo de la literatura. Ah, yo soy un lector, no soy un escritor. Algo he escrito –casi siempre por encargo–, tengo unos textos por allí, pero quien sí escribe es mi mujer. Siempre le digo: "Resulta que yo estudié literatura, pero la poeta eres tú (ríe)".

Tienes el teatro en los genes. Tu familia se dedicaba a él…Sí, pero mi vínculo se hace eterno en el TUC (Teatro de la Universidad Católica). Allí canalicé algunas de mis inquietudes, pero más que actor, me siento un comunicador, pues también soy profesor y dicto talleres, y siento que lo hago bien, pues he comprobado que logro hacer que la gente confíe en sí misma y, así, me convierto en una de sus fuentes de inspiración.

Es decir, tú mismo podrías ser un ejemplo de 'Talentos que inspiran', la campaña que promueves…Sí. Cusqueña busca que la gente talentosa que ha logrado ser un motor en su comunidad sea conocida. Queremos escuchar su historia y reconocer al ciudadano que ha logrado cosas extraordinarias. Y créeme, en nuestro país esto sucede a cada instante. El Perú ha cambiado radicalmente y hoy es posible estar orgullosos de personas como Sofía Mulanovich, campeona mundial de surf, y decir: "Es posible". A su talento le sumó trabajo y hoy es una fuente de inspiración para todos los peruanos. Lo mismo podemos decir de Gastón Acurio, quien vinculó la comida con nuestra identidad. Por eso, hoy más jóvenes estudian cocina que Derecho. Así como Sofía y Gastón, hay miles de peruanos haciendo cosas muy valiosas.

Por lo que me acabas de decir, y siendo como eres, budista, imagino que tu visión del ser humano es positiva…El ser humano puede hacer lo que quiera, el problema son sus intenciones, en quién está pensando. Si solo piensa en sí mismo, no beneficiará a la sociedad. Un profesor mío decía que el ser humano aspiraba a tres cosas: la fama, la riqueza y la santidad, pero que todas son excluyentes (risas).

¿Hay algo malo en ser egoísta, en buscar el placer?No. Quizás un pintor hace su trabajo para sí mismo, pero este solo trascenderá si es apreciado por los demás. Yo siempre me pregunto, ¿nuestro arte debe pretender ser universal, debemos adaptarnos a las categorías que impone la sociedad o debemos hablar desde el fondo de nosotros mismos?

¿No sientes que los jóvenes de hoy son más conservadores que los de tu generación?Es verdad. Ahora, en el aspecto sexual sí ha habido una transformación radical: todo lo que antes era tabú hoy es natural. Y yo saludo este cambio. Sin embargo, a las metas sí se les han puesto límites: nosotros queríamos cambiar el mundo, o éramos hippies o revolucionarios. Los jóvenes de hoy solo quieren cambiar su mundo, esto quizás sea más práctico, pero no necesariamente trascendente.

¿Hoy qué te inspira?Como te dije antes, yo me siento esencialmente un comunicador. Ese es mi talento. Me gusta lo que hago, por eso le pongo mucha pasión. Sin embargo, me gustaba estar solo, disfrutar mi espacio personal. Pero hoy vivo una etapa especial pues me he propuesto decir "sí": "¿Vamos a tomar un trago?", me proponen, "sí", respondo y me voy por ese trago, cuando antes era más probable que dijese "no". Tan huraño me sentía que mi nombre era Ermi… ermitaño (risas).

AUTOFICHA

- Estudié Literatura. La carrera me la pagué yo, haciendo de todo. Mi lado creativo no se manifestó en textos, sino en la actuación y la enseñanza. Soy un comunicador.

- En 3G, a pesar de que pensamos distinto, somos un equipo bien alineado. Mi función consiste en poner orden, pues se me disparan (ríe).

- A pesar de mi edad, tengo el pensamiento más libre que muchos jóvenes. Soy de la generación hippie. Que no tenga pelo no indica que no lo haya tenido… y largo (ríe).