Foto: Rochi León
Foto: Rochi León

Christian Rivero, Conductor de TVPor: Gonzalo Pajaresgpajares@peru21.com

Modelo, conductor, actor. Mientras espera nuevos papeles, Christian Rivero conduce La ruleta de la suerte (de La V, 8 p.m., por Frecuencia Latina).

Tu madre era muy temperamental. ¿Hoy agradeces que haya sido así contigo? Siempre se le pasaba la mano (ríe), pero cada uno tiene su manera de educar a sus hijos. No sé si repetiría las cosas que hizo conmigo, pero lo que soy en orden, disciplina y responsabilidad se lo debo a ella.

¿Te gusta la Navidad?No. No me gustan la Navidad, mi cumpleaños, el Día de la Madre, el Día del Padre y el Día de los Enamorados. Esos días me levanto de mal humor, no contesto el teléfono, pues todo es muy convencional. Yo no soy de hablar por hablar.

¿Eres carismático?Soy apático, bien cara de poto.

La cámara te transforma…En cámara puedo abrazar a mi madre y decirle que la quiero, pero en el día a día a las justas le doy un beso, pero porque soy así, no porque no la quiera. Yo me divierto con mi trabajo, y este demanda que uno se transforme. Además, supe temprano lo que quería hacer: televisión. Recuerda, estuve en Nubeluz y allí me orienté hacia la actuación.

¿Qué te dijo tu madre?Cuando le dije que quería estudiar actuación y canto, me respondió: "Ya, pero, ¿qué quieres hacer?". "Actuar y cantar". "Esos son talleres de verano". Al final, terminé en la de Lima estudiando Comunicaciones.

Has sido un modelo atípico.Cuando me llamó Gisela dije "no"; no me interesaba estar a su costado moviéndome de izquierda a derecha. Me dijeron que mi participación sería más interactiva, entonces, acepté y me fui quedando, pues Gisela me dio más cabida.

Tienes feeling con ella, ¿no? Y le sigues diciendo 'jefa'.No sé en qué momento salió el 'jefa', pero quedó. Además, es la verdad, es la que paga (risas).

Suena medio sobón…Siempre dicen eso, pero lo que diga la gente me tiene sin cuidado.

Muchos nos sorprendimos al verte actuar. Lo hiciste bien…Me metí a la tele porque quería actuar, nunca pensé conducir un programa. Y, con el tiempo, me fui encasillando en la conducción. "Habíamos pensado en ti para este proyecto, pero como eres conductor mejor dijimos 'no'". "Pero llámenme, háganme una prueba, no pierden", les respondía. Y así hice La fuerza Fénix, una serie policial. Luego vinieron Los Exitosos Góme$ y Lalola.

Te dieron un gran personaje en Los Exitosos Gome$…Sí. Es lo mejor que me ha podido pasar. Era un personaje distinto y pude mostrarme. Aunque todos tenemos nuestro lado 'homo' (ríe), trabajé el personaje observando a algunos amigos gays. Allí descubrí que, al margen de que sean hombres o mujeres, es una relación de dos personas que se quieren, con sus roles y responsabilidades, sus peleas y sus celos, es decir, es una relación donde hay amor. Entonces, hacia ese lado viré el personaje.

En Lalola, en cambio, fuiste el chico bueno, tierno…Todos los personajes tenían un nivel de demencia, el que no hacía nada era yo (risas).

Cómo que nada: besabas a Gianella Neyra…Me refiero a nada en acción, en emociones. Todos los demás eran dementes, con tics. Me gustan los personajes que me desestructuren, de carácter; un maldito, un asaltante, un loco, un drogadicto, un violador, un hereje, un poseído. Soy un poquito temperamental. Muchos me dicen "contrólate". Sin embargo, trato de ser bastante calmo, pero cuando me sacan de las casillas, reacciono.

¿También con las cámaras imprudentes?A los 18 le hubiera tirado piedras a todos, les hubiera roto sus cámaras, pero ahora me doy cuenta de que todo es parte del negocio. Si hoy veo una cámara le digo a quien la trae: "Oe, chochera, me estás invadiendo. Respétame", y sigo mi camino. No estoy de acuerdo con que, porque trabajas en la tele, tu vida tenga que estar expuesta, y que de ella tengan que opinar y hablar los otros. Los medios se avalan en la libertad de expresión, pero no me parece justo que nos acosen.

En tu caso, ¿no se acabaría el morbo si tú y Gianella reconocen que son pareja?¿Se acabaría? Puede que sí, puede que no. La verdad, a mí me encanta que especulen, que jueguen un rato. La prensa no me gusta, bueno, hay una que respeta.

¿Te sentarás con Magaly?Nunca hay que decir nunca.

¿_La ruleta de la suerte_ es un 'mientras tanto' pues lo que quieres es actuar?No. La conducción es bonita, tiene cosas bacanes: te da tiempo, espacio y libertad. Se trabaja menos y se gana más (risas).