Militares siguen patrullando calles del estado de Bahía. (Reuters)
Militares siguen patrullando calles del estado de Bahía. (Reuters)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

Grupos de paramilitares aprovecharon la huelga que realizaba la Policía Militar desde el pasado 31 de enero en Salvador de Bahía, noreste de Brasil, para exterminar mendigos, consumidores de drogas y cabecillas de grupos delictivos en barrios periféricos.

En declaraciones que divulgó el diario Folha de Sao Paulo, el director del Departamento de Homicidios y Protección a la Persona, Arthur Gallas, dijo que las "milicias" están "limpiando el área y matando a quienes estaban molestando".

Según investigaciones realizadas por el servicio de inteligencia de la Policía Civil, de los 157 homicidios que tuvieron lugar en Salvador y región metropolitana desde que comenzó la paralización en demanda de mejoras salariales, al menos 38 fueron perpetrados por agentes policiales.

Según Gallas, existen "evidencias" de que las milicias –grupos de paramilitares financiados por comerciantes para mantener el orden– venían operando, entre otras regiones, en el Suburbio Ferroviario, populoso y violento aglomerado de favelas de Salvador.

Los exterminios siguen un mismo padrón. Las víctimas son sorprendidas por la noche, en la calle, por hombres armados con pistolas calibre 38 o 40, que son las que usa la policía en Bahía.

Comerciantes que pidieron no ser identificados dijeron que la "protección" que ofrecían los paramilitares costaba entre 20 y 100 reales (11.6 y 58.1 dólares) por semana. Algunos de ellos denunciaron que pagaron porque se sentían presionados por los propios agentes a hacerlo.

FIN DE LA HUELGAPor la noche, los policías militares de Bahía acordaron poner fin a su huelga, que durante 12 días causó una ola de violencia en ese estado brasileño.En tanto, el Ejército aún tenía a su cargo la vigilancia de la seguridad de las calles.

TENGA EN CUENTA

- La huelga de la Policía causó mucha preocupación porque se produjo a pocos días de las celebraciones carnavaleras.

- En Río de Janeiro, la huelga de policías y bomberos, acatada desde el viernes, no tuvo éxito.