MÓVIL. El crimen habría sido por un ajuste de cuentas por cupos. (USI)
MÓVIL. El crimen habría sido por un ajuste de cuentas por cupos. (USI)

Cuando patrullaba en una peligrosa zona del Callao, Fernando Fernández Manta (45) fue asesinado de seis balazos por una banda de hampones.

Desde febrero de este año, el infortunado trabajaba en la Guardia Regional del Callao.

A las 3 de la madrugada, aproximadamente, el agente fue interceptado por cuatro sujetos que iban en dos motocicletas. Según personal de la Dirincri del Callao, la víctima habría pertenecido a un comité de construcción civil de Sarita Colonia, zona donde se realizaban trabajos en pistas y veredas. "Al parecer, el móvil del crimen sería el cobro de cupos en las obras", manifestó un policía.

Los cuatro malhechores arremetieron en contra del custodio y uno de ellos le disparó seis veces. Una bala le atravesó la cabeza.

Al escuchar los disparos, los compañeros de Fernández llegaron al lugar, pero no pudieron hacer nada. El agente era casado y deja dos hijos.

La Policía sostuvo que la mayor cantidad de los homicidios en el Callao se cometen a bordo de motocicletas.