Familiares de Virnalisa indicaron que el individuo la maltrataba. (I. Mariscal)
Familiares de Virnalisa indicaron que el individuo la maltrataba. (I. Mariscal)

Pocas horas después de que el Congreso aprobó la ley de feminicidio, una nueva víctima se registró en la noche del jueves en Santa Anita.

Cansada de los malos tratos, Virnalisa Angelita Tafur Chávez (42) terminó su relación sentimental con Neiser Camán Farje (29), quien la asesinó de una puñalada porque, según le dijo, "si no era de él, no sería de nadie".

El atroz hecho ocurrió a las 9:00 de la noche, en la cuadra cinco de la calle María Parado de Bellido, Santa Anita, a unos 50 metros de la comisaría. La mujer regresaba de trabajar cuando se apareció el homicida. Luego de discutir, le clavó un cuchillo en el corazón y huyó.

Sus familiares denunciaron que los agentes de la delegación de Santa Anita no la auxiliaron y varios minutos después, por insistencia de los vecinos, la llevaron al hospital Hipólito Unanue, donde falleció.

LUCHÓ POR SU VIDAEl 25 de octubre, Virnalisa llegó a Lima desde Junín. Escapó de Neiser porque siempre la golpeaba. Se refugió en casa de su prima Verónica Baltazar y consiguió trabajo en una fábrica textil. Neiser la siguió hasta la capital, averiguó su dirección y empezó a acosarla.

Su prima contó que en una ocasión llegó hasta su vivienda con un policía y le dijo que lo había abandonado. "El oficial, lejos de protegerla, le pidió que regrese con él porque sino se iba a suicidar", señaló.

LA IGNORARONVerónica Baltazar denunció que el 5 de noviembre acompañó a la infortunada a denunciar a su expareja en la citada comisaría por agresión y por amenazarla de muerte, pero los agentes se negaron a atenderlas porque la dirección que dieron del sujeto "no era fija" y no podían notificarlo. Además, porque el hombre es indocumentado y no figura en el Reniec.

Unos días después, las amenazas y el acoso continuaron.

Por ello, acudieron a la gobernación y Virnalisa pidió garantías para su vida. Aun así, su expareja la asesinó.

El Ministerio de la Mujer se comunicó con la familia de Virnalisa y le ofreció apoyo legal. Ella será enterrada en su natal Chachapoyas.

Los deudos presumen que el asesino estaría escondido en la casa de unos de sus hermanos, que viviría en el distrito de San Juan de Lurigancho.

Finalmente, pidieron garantías para la vida de los tres hijos de la víctima, dos de ellos menores de edad.