HORROR. Sorprendió la crueldad del asesino con sus víctimas. (Rolando Ángeles/USI)
HORROR. Sorprendió la crueldad del asesino con sus víctimas. (Rolando Ángeles/USI)

Lo tenía todo planificado. La madrugada de ayer, Hermes Bravo Díaz (56), profesor de marinera, llegó a su casa y de inmediato se dirigió a la habitación de su suegra, Renata Padilla Benavides (62). De la manera más cruel, le golpeó el cuerpo y la cabeza con una comba de cemento y, luego, la acuchilló.

Al escuchar los gritos de su madre, Natali Rivas Padilla (42) fue en su auxilio y se enfrentó a su esposo, el que también la atacó con ambos objetos. Las mujeres murieron en el acto.

Luego del doble asesinato, Bravo Díaz –natural de Cutervo, Cajamarca– se apuñaló el vientre y el cuello en ocho oportunidades para acabar con su vida, pero no lo consiguió, pues fue detenido por unos policías, los que llegaron al lugar alertados por vecinos de la zona.

El hecho ocurrió en la casa de la pareja, ubicada en la Mz. M, Lt. 4 del asentamiento humano Los Olivos de Pro, en San Martín de Porres.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el homicida habría actuado por celos. El matrimonio tiene cuatro hijos, dos de ellos menores de edad.

DATOS

- Natali Rivas Padilla (42) era profesora de educación primaria en un colegio de San Martín de Porres.

- Según el Ministerio de la Mujer, el 45% de feminicidios ocurridos en el Perú entre enero y agosto de este año se desencadenó por celos.