notitle
notitle

Carmen González,Opina.21c.gonzalez@infonegocio.net.pe

Su personalidad –como la de todos– está vinculada al afecto recibido de sus figuras parentales hasta antes de los 5 años. Él era introvertido, tímido y retraído. No expresar las emociones puede estar vinculado a miedos y temores instalados tempranamente frente a padres estrictos, violentos o distantes. Frente a un mundo amenazante, se congelan los odios hasta que un detonante los desborda. Era brillante en los estudios: se esforzó por superarse para contentar a su madre. Alto rendimiento intelectual y pobre desarrollo emocional es peligrosísimo. ¡Y tantos peruanos se preocupan solo de las notas de sus hijos!

La madre era exigente, amaba las armas y llevaba a su hijo a prácticas de tiro. Tenía hasta un rifle similar al usado en Afganistán (o sea, con una gran violencia inconsciente). ¿Es que Adam se identificó con la violencia de su madre e hizo realidad lo que ella reprimía y solo lo expresaba coleccionando armas? ¿Proyectaría, quizá, en los alumnos de la madre, su odio y envidia hacia el hermano mayor? Y todo esto en un país materialista, con 311 millones de personas y 300 millones de armas privadas.