notitle
notitle

Rudy Palma, Mis.Finanzas@rudypalma en Twitter

Los pequeños negocios no cuentan con grandes presupuestos. El dinero no es lo que más sobra cuando se empieza un proyecto, aunque sí sobran las ganas. Por ello, es importante manejar adecuadamente los planes futuros para no afectar el bolsillo de la pequeña empresa.

Carlos Acuña Valencia, director ejecutivo de PM Certifica, considera que el gran error que pueden cometer algunos emprendedores es no controlar adecuadamente el crecimiento, crecer sin saber a dónde ir o "dejarse llevar por la corriente". Así, recomienda ordenar el negocio bajo un enfoque de proyectos y manejarlos profesionalmente.

"Por ejemplo, la implementación de una oficina es un primer proyecto que la empresa deberá afrontar", indica el experto. Explica que la denominada 'dirección de proyectos' incluye nueve áreas a tener en cuenta: alcance, tiempo, costos, calidad, recursos humanos, comunicaciones, riesgos y adquisiciones.

BUEN RUMBOPara empezar con la dirección de sus proyectos, hágase las siguientes preguntas: ¿Qué equipos o infraestructura necesitará? ¿Cuál será la lista de los primeros productos o servicios que ofrecerá?

Asimismo, determine en cuánto tiempo requiere tener listo su primer proyecto y de cuánto dinero dispone para el mismo.

Defina qué número de clientes podrá atender, quiénes se encargarán de implementar el proyecto y cómo se venderá lo ofrecido a los futuros clientes. No olvide las amenazas (demora en licencias, por ejemplo) y tenga buenos proveedores.