No deja el escándalo. (Alan Benites/USI)
No deja el escándalo. (Alan Benites/USI)

Reimond Manco volvió a protagonizar un escándalo la madrugada del domingo, pocas horas después de jugar con León en Chimbote.

El delantero fue intervenido por la Policía a solicitud de su pareja, la modelo Fiorella Alzamora, quien denunció ser víctima de maltrato verbal y psicológico. Ocurrió a las 6:00 a.m. cerca a un hotel de la urbanización La Merced, en Trujillo. "Él fue conducido a la comisaría por algunas agresiones verbales a su pareja, que desistió de poner la denuncia. Ambos estaban en estado etílico", informó el comisario Danilo Vera Carbajal.

La dirigencia y el cuerpo técnico del León esperan una explicación de Manco, aunque también harán sus indagaciones. 'Rei' podría ser separado si se comprueba la falta.