notitle
notitle

Enrique Castillo,Opina.21ecastillo@peru21.com

Sin embargo, ha sido una muy mala noticia saber que perdió la vida una oficial, que tres suboficiales han fallecido, otros dos están desaparecidos, y diez miembros de las FF.AA. resultaron heridos.

Es sumamente alentador, nos enorgullece, y compromete nuestra gratitud, saber que contamos con una FF.AA. y con una PNP que están integradas, en su mayoría, por valerosos y sacrificados miembros que no dudan en arriesgar sus vidas por defender las de ciudadanos en peligro. Se trata de soldados y policías que van a los operativos, encaran los combates, y se defienden de las emboscadas, supliendo las carencias tecnológicas y logísticas con mucho patriotismo y heroísmo.

Pero nos genera mucha confusión y una profunda preocupación toda la información que sobre este tema se viene dando, así como el manejo que el Gobierno viene haciendo sobre este asunto. El triunfalismo del Ejecutivo –más preocupado en 'marketear' el nombre del operativo, y las palabras y las fotos del Presidente– y las versiones oficiales sobre este suceso, contrastan con testimonios de rehenes, miembros de las FF.AA. y PNP, o familiares de ellos, que contradicen algunas afirmaciones o hablan de improvisación, negligencia, y lanzan otras acusaciones más fuertes contra responsables del operativo militar policial.

Es bueno saber que ahora existe un Comando Unificado de las FF.AA. y de la PNP, que esperamos dote a nuestros soldados y policías de las herramientas materiales, estratégicas y de capacitación, para asumir con éxito la tarea. Pero es preocupante que no exista hasta el momento una buena labor de inteligencia que nos permita saber exactamente frente a quienes estamos y contra qué luchamos.