Lloró por la tragedia
Lloró por la tragedia

Entre lágrimas, el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que lamentaba la masacre ocurrida en una escuela primaria de Connecticut, y afirmó que "nuestros corazones están destrozados".

El mandatario señaló que se necesitan adoptar "medidas serias", aunque no precisó cuáles, para impedir que sucedan tragedias similares.

"La mayoría de los fallecidos eran niños hermosos, pequeños. Ellos tenían toda una vida por delante: cumpleaños, graduaciones, bodas, sus propios hijos. Entre los caídos también hay maestros que dedicaron sus vidas a ayudar a nuestros hijos", expresó Obama.