Estuvo con toda su familia. (David Vexelman)
Estuvo con toda su familia. (David Vexelman)

El presidente Ollanta Humala envió ayer un mensaje por la Navidad y dijo que espera que sea una fiesta de "amor, esperanza y reconciliación".

Durante un desayuno navideño con más de 300 niños, del Inabif y del programa Llachay, en Palacio de Gobierno, Humala expresó su deseo de que el 2013 sea un año mejor y que se superen "siempre los problemas".

"Quiero que sepan ustedes, a través de esta reunión en la Casa de Gobierno, que son importantes para nosotros, que como país no podemos mirar el futuro si no vemos a los niños y no atendemos sus necesidades y expectativas", manifestó el mandatario, quien estuvo acompañado de varios miembros de su Gabinete.

De otro lado, el expresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Luis Bambarén, formuló un llamado a los políticos y, en especial, a las autoridades elegidas por voto popular, para que trabajen en unión y transparencia, pensando en los intereses del país.