notitle
notitle

Fernando Cillóniz, Al.MercadoUn congresista dice que, en aras de la seguridad alimentaria, hay que limitar la extensión de la propiedad en el agro. ¡Como si el minifundio fuese más productivo que la agricultura empresarial! ¿Acaso no se ha percatado de la gran cantidad de parcelas abandonadas e improductivas que abundan en el país, precisamente por la incapacidad de sus propietarios de cultivar eficientemente sus parcelas? En vez de limitar la propiedad, ¿no sería mejor que el Estado brinde servicios de capacitación, infraestructura y financiamiento a los pequeños productores? Y el ministro del sector, por quien guardo el mayor aprecio, dice que hay que limitar la propiedad agraria para equilibrar la gran inversión con la pequeña y mediana propiedad. ¿Qué habrá querido decir? ¿Equilibrar la eficiencia con la ineficiencia? Seamos sinceros. Detrás de la propuesta de límites no hay ni seguridad alimentaria ni equilibrio de nada. Lo único que hay es politiquería.