notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Así tenemos que luego que las recomendaciones de Ética llevaran a la suspensión del 'Comeoro', de la 'Robacable' y de Chehade, el Congreso le puso freno. Durante meses han estado postergando la discusión, que finalmente se debería llevar a cabo hoy, acerca de siete congresistas sobre los cuales pende una suspensión.

Pero el truco que tenían guardado bajo la manga ha sido incluir en la agenda del Pleno –para ser discutido antes de la suspensión– una modificación al reglamento. La cual, en la práctica, busca otorgar un cheque en blanco a los parlamentarios para que puedan seguir estafando a los ciudadanos.

Dicha propuesta, apadrinada por el oficialismo que cuenta con el mayor número de prontuariados, intenta excluir de la Comisión de Ética cualquier falta o crimen cometido antes de que el acusado haya sido elegido parlamentario. Así, no solamente estarán protegidos todos aquellos que cometieron delitos sino que además quedaría condonado el mentirle al electorado.

Esto último debido a que de aprobarse esa escandalosa propuesta, todos aquellos congresistas que falsearon en su hoja de vida –otorgándose títulos inexistentes u olvidándose de informar que habían sido sentenciados– ya no serían sancionados.

Con ello, el Congreso le estaría sacando la lengua al pueblo diciéndole que si fueron tan tontos de ser engañados y votaron por un falso profesional o por un criminal, lo tendrán que soportar durante el resto de su mandato.

Así que ya sabemos para la próxima elección, todos los candidatos inventarán brillantes carreras y esconderán su sórdido pasado ya que el Congreso les está otorgando una licencia abierta para engañarnos. Después se quejan los legisladores del rechazo masivo que reciben de los ciudadanos.