ARRASADOS POR EL CICLÓN. El uruguayo Charquero jámas pudo superar a la defensa chiclayana. (Fernando Sangama/USI)
ARRASADOS POR EL CICLÓN. El uruguayo Charquero jámas pudo superar a la defensa chiclayana. (Fernando Sangama/USI)

Carlos Bernuycbernuy@peru21.com

Alianza buscaba revancha y encontró pena. Buscó vendetta y halló tres cachetazos que le dejaron la cara roja. Alianza, no busques cobrártela cuando estás en debe. Menos cuando el campeón camina cerca y tal como en 2011 te ganó. Esta vez fue 3-0.

A pesar de la dura marca, el primer tiempo se dio maña para ser atractivo. Los dos remataron de lejos, Albarracin desviado a los 7' y Ortíz al poste en 13'. Los dos estuvieron atentos para cortar contragolpes y hasta los porteros trabajaron a la par.

En 31', Fernández la recibió y fusiló a un Diego Penny que puso su humanidad entre la pelota y la línea de gol. Misma situación tuvo Libman ante Tejada (37') y la pelota tampoco entró. El resumen de los 45 primeros minutos dejó un Alianza cansado, sin explosión y con errores de Carmona en salida. Del otro lado, un Aurich que sufrió con la salida de Guadalupe y el reacomodo con el ingreso de Anderson Cueto (Minaya a la zaga, Quina a la derecha y Luis Trujillo por la izquierda). Y de la revancha, ni un asomo. Ni medio gol.

Hasta que llegó el segundo tiempo. Allí Alianza se fue en busca de los goles, pero se desordenó atrás. A los 57' se escapó Tejada, se llevó a Ibáñez y se la pasó a Kahn. Luego los íntimos pudieron igualar con un tiro libre de Meneses, pero Penny lo impidió a los 59'. Alianza siguió 'regalado' y a los 80' Tejada puso la cabeza a un rebote en el poste y en 85' Valencia cerró la cuenta con un zapatazo. No hubo revancha, sino goleada. Confirmación de uno sobre el otro.