notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

La pobre elección de reemplazos para las carteras de Defensa e Interior luego del escándalo de la operación Libertad, que fue a todas luces un fracaso, colmaron el vaso y, en la última encuesta de Apoyo, la popularidad de Humala cae al segundo nivel más bajo de su mandato, después del fiasco de Conga, el año pasado.

Asimismo, siguió aumentando –con relación a la encuesta de Datum que recientemente publicó este diario– la percepción de la opinión pública de que Sendero está ganando el enfrentamiento en el VRAE. Considerando que quienes creen eso llegan al 69%, el gobierno tiene, sin duda alguna, un serio problema de credibilidad entre manos.

Más aun, ante la experiencia como militar de Humala el problema de la subversión era uno de los que inicialmente se esperaban mejores y más rápidos resultados. Lamentablemente viene ocurriendo lo contrario. Por ello, para el gobierno va a ser fundamental el revertir esa sensación de alarmante ineficiencia que lo acontecido las últimas semanas ha dejado en la población.

Por otro lado, las primeras medidas que han adoptado como son el cambio tanto del comandante general del Ejército como del presidente del Comando Conjunto nos parecen el camino adecuado. Es innegable que si los generales a cargo de una campaña fracasan deben de ser relevados de su mando. Incluso, ya es hora de que en la Fuerza Armada empiecen a asumir responsabilidad por los últimos 15 años de displicencia que han permitido que Sendero se haya fortalecido y que para los terroristas el VRAE se haya convertido en un territorio 'liberado'.

En todo caso, esperamos que el remezón de ver cómo cae su aprobación lleve a Humala a salir de su pasividad y tomar directamente acción para que nuevamente se asuma con seriedad la lucha contra la subversión.