notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

En realidad, la bancada de Gana Perú salió con la pierna en alto para tratar de evitar, como sea, que cinco de sus miembros fueran suspendidos y, además, querían neutralizar del todo a los encargados de velar por el comportamiento decente de los parlamentarios. Esto último debido a que entre sus correligionarios y allegados hay innumerables candidatos a ser sancionados.

Era como si en pleno partido eliminaran las tarjetas rojas; solo se iban a beneficiar aquellos acostumbrados a jugar sucio, es decir a los 'fauleros'.

Felizmente para los ciudadanos, el intento de cambiar el Reglamento del Congreso –que era girar un cheque en blanco para mentirle con total impunidad al electorado y darles asilo parlamentario a legisladores que han cometido actos delictivos– no ha prosperado.

Por otro lado, despejado el corto placismo que ofuscó al oficialismo y lo llevó a la desesperación de tratar de cambiar las reglas de juego al caballazo, esperamos que algunos de sus miembros reflexionen sobre lo positivo que ha sido para el Parlamento que hayan fracasado.

Así tenemos que la opinión pública claramente ha apreciado el hecho de que otros dos congresistas hayan sido suspendidos; es una señal de que no se va a retornar al 'otoronguismo' de hace unos años, el cual le ha causado tanto daño a la imagen del Congreso.

Asimismo, creemos que es muy bueno para el fortalecimiento democrático que el pueblo vea a la oposición enfrentándose al oficialismo, sosteniendo una posición coherente con argumentos claros y que esta sea al final la que haya primado. Dio la impresión de que era otro Parlamento el que estábamos presenciando.