Torres anotó el segundo. (Reuters)
Torres anotó el segundo. (Reuters)

YOKOHAMA.– "Que venga Chelsea", había dicho el delantero corinthiano Emerson. Ayer, David Luiz le respondió. "Aquí estamos", señaló el defensor –que ayer fue volante– luego del triunfo 3-1 sobre Monterrey en las semifinales.

Chelsea demostró por qué ganó la Champions. Bajo la guía del belga Eden Hazard, del español Juan Mata y del brasileño Óscar, se deshizo de los aztecas con tantos de Mata (17'), Fernando Torres (46') y Marvin Chávez (autogol, 48'). El descuento fue obra de Aldo De Nigris (91').

"La final va a ser muy igualada. Corinthians tiene mucha movilidad, mucha imaginación, y te marca en cualquier momento", dijo el 'Niño' Torres, quien anotó su quinto gol en los últimos tres partidos (dos al Nordsjaelland, dos al Sunderland y uno ayer).

Por su parte, el técnico Rafa Benítez, quien dirigirá su tercera final del Mundial de Clubes –ganó con Inter y perdió con Liverpool– calificó de "difícil" el duelo ante el 'Timao'.