Si decides separarte, sé consecuente. No revises su Facebook y no l@ llames. Tampoco esperes que te envíe correos.
Si decides separarte, sé consecuente. No revises su Facebook y no l@ llames. Tampoco esperes que te envíe correos.

Milagros conoció a Alejandro en una reunión. Congeniaron, intercambiaron números de teléfono y correos electrónicos.

Toda la siguiente semana hablaron. Acordaron verse un sábado. Irían al cine y a comer. A ella le gustaba que Alejandro fuera un hombre interesante. Sabía de pintura, cine, música y literatura. Eso la cautivó.

A él le gustó que Milagros fuera entretenida y que compartiera su afición por los viajes. Salieron solo como amigos por tres meses. Durante ese tiempo, ella se enamoró –poco a poco– de Alejandro. Lo veía como el hombre más lindo del mundo.

Un día, ella le declaró su amor. Él no supo qué decir, salvo que le agradaba estar con ella. Pero, realmente, no estaba listo para iniciar una relación porque la anterior que tuvo había sido tormentosa. Sin embargo, no dejaron de salir, incluso con más frecuencia que antes. Una noche, en uno de sus paseos por Chosica, escucharon música, miraron las estrellas, se besaron, se acariciaron y pasaron la noche juntos. Al día siguiente, Alejandro le dijo a Milagros que no confundiera las cosas, que la quería, pero que no podían ser pareja. No obstante ello, los besos y otras muestras de afecto se repetían. Un día, él le manifestó que se quería alejar, que no deseaba verla más. Milagros se puso triste, pero aceptó la decisión. A los 10 días, él la llamó por teléfono, le ofreció disculpas y le dijo que quería verla porque la extrañaba. Ella tenía dudas, pero accedió. Todo volvió a ser lo mismo. Salían, se divertían. A los dos meses, él le manifestó que estaba confundido y que no deseaba estar con ella, pero que tampoco quería alejarse definitivamente porque "la pasaba bien" y no quería perder eso.

Milagros, harta de sentirse como un juguete, se apartó. Él la volvió a buscar, pero ella tomó la decisión determinante de cortar todo vínculo con él.

La psicóloga Rosa Mena dice que si sientes que la persona que te gusta te ve como un pasatiempo, es mejor que te alejes de a pocos porque lo más probable es que él o ella solo te busquen para incrementar su autoestima.

CONSEJOS

- La psicóloga Rosa Mena recomienda conversar con él o ella y expresar sus dudas y lo que en verdad se siente.

- Si crees que te está 'usando' para sentirse mejor y luego desaparece por varios días, es mejor terminar con esa relación.

- Si te alejas, no lo hagas de manera radical.