Se disculpó, pero no renunció. (Juan Mendoza)
Se disculpó, pero no renunció. (Juan Mendoza)

Todos esperaban su renuncia, pero el ministro de Trabajo, José Villena, sólo se disculpó públicamente, desde Palacio, por la agresión a la trabajadora de LAN Ana Lucía Romero, ocurrida el 27 de noviembre en el aeropuerto de Arequipa.

Visiblemente incómodo, Villena insistió en que no agredió a la mencionada servidora, pese a que un certificado médico dice lo contrario. Al preguntársele al ministro si renunciará al cargo, indicó que su permanencia dependerá del presidente Ollanta Humala. Asimismo, afirmó que irá al Congreso de la República para responder el pliego interpelatorio por el incidente.

En tanto, el parlamentario de Fuerza 2011 Pedro Spadaro señaló que Villena debería renunciar o, en su defecto, ser retirado por el mandatario. Spadaro mostró los documentos que acreditan la falta de Villena: el parte médico y el acta de ocurrencia policial.