SALIÓ A LA LUZ. Tal como lo dijo Perú21, altos funcionarios conocieron de la juerga en Castro Castro. (David Vexelman)
SALIÓ A LA LUZ. Tal como lo dijo Perú21, altos funcionarios conocieron de la juerga en Castro Castro. (David Vexelman)

No solo admitió su culpa por la escandalosa juerga que se realizó el 10 de noviembre en el penal Castro Castro, por el cumpleaños de un reo. El jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Luis Pérez Guadalupe, también confirmó que en su organización reina la corrupción.

"Nosotros, como Consejo Penitenciario, asumimos la responsabilidad que nos compete… Lo que pasó solo demuestra que la corrupción está enquistada en el INPE", señaló durante su exposición en la Comisión de Justicia del Parlamento.

Como queriendo lavarse las manos, el funcionario trató de achacarle la mayor culpabilidad a los agentes que ese día estuvieron a cargo de la vigilancia, por "permitir la fiesta".

Asimismo, confirmó lo que Perú21 informó el 2 de diciembre, que a través de la central de monitoreo se conoció del irregular ingreso de 13 músicos para festejar el cumpleaños del reo Julio Rubio Rondán, 'Lito', con presencia de mujeres y abundante licor.

CORRUPCIÓNAcusó que existieron serias irregularidades al permitir el acceso de estas personas. Dijo que estas visitas especiales solo las autoriza el Consejo Nacional Penitenciario (del que Pérez Guadalupe forma parte) y no el jefe de Seguridad del presidio, Javier Torres, tal como ocurrió.

Aseguró que al advertir esta situación, la sede central del INPE se limitó a realizar una llamada telefónica para pedir explicaciones.

"Lo que se corroboró es la gran mentira y la corrupción: al parecer Torres contestó la llamada y dijo que todo estaba bien, que había autorización", aseveró. ¿Y por qué no se hizo algo más para frenar ese jolgorio?

Finalmente, admitió su falta de capacidad para poner fin a esta corrupción.

TENGA EN CUENTA

- El jefe del INPE negó que los músicos hayan ingresado sus instrumentos al Castro Castro, pues dijo que estos usaron los equipos del penal.

- Agregó que se investiga el ingreso de whisky a la cárcel. Reveló que días antes de la juerga del 10 de noviembre se había requisado 18 litros de licor.

- Hasta el momento, cinco agentes penitenciarios fueron denunciados ante la Fiscalía por este hecho.