DOCUMENTO. Iparraguirre junto con internas. A la derecha, el almanaque. (Difusión)
DOCUMENTO. Iparraguirre junto con internas. A la derecha, el almanaque. (Difusión)

Una verdad sale a la luz tras el retorno de la número 2 de Sendero Luminoso (SL), Elena Iparraguirre, al penal de máxima seguridad de Chorrillos: su campaña a favor de la amnistía general para la cúpula terrorista que purga, en algunos casos, condenas de cadena perpetua.

Según informes recabados por Perú21, ahora se sabe que, durante los casi ocho años de reclusión en el penal de Chorrillos –luego de que fuera separada de su esposo, el excabecilla de SL, Abimael Guzmán, en la Base Naval del Callao–, Iparraguirre, al parecer, tuvo todas las facilidades para elaborar almanaques e iniciar una campaña de amnistía para los miembros de este grupo terrorista.

PRISIONERAS POLÍTICASEste diario tuvo acceso a un almanaque elaborado este año bajo el título: "Proyecto Mural: La Mujer en la Historia Peruana", a cargo de las internas del penal Santa Mónica de Chorrillos. Cabe destacar que estas reclusas se autodenominan "prisioneras políticas".

"Las autoras pertenecen al Taller de Arte y Artesanía Nueva Semilla (TAANS), que funciona en el Establecimiento Penitenciario de Máxima Seguridad de Mujeres, Anexo Chorrillos, y está compuesto por prisioneras políticas (….)", se lee en la contracarátula de presentación.

Eso no es todo. En el prólogo instan al público a que compre el mencionado almanaque, que en una de sus páginas pide la amnistía general. Está elaborado en papel cuché de 220 gramos y a full color.

Las prisioneras anuncian que la compra del almanaque les permitirá contar con recursos para elaborar tres catálogos más, donde contarán "las dos décadas de lucha por la amnistía general". El primero ya fue expuesto en el municipio de Chorrillos y en dos universidades del país.

SABÍA QUE

- Los estudiantes de la Universidad Mayor de San Marcos venden el almanaque a 15 soles.

- Elena Iparraguirre fue sancionada y trasladada al penal Virgen de Fátima de Chorrillos por haber brindado declaraciones a la revista The Economist.