(Reuters)
(Reuters)

Billie Joe Armstrong, líder de la banda Green Day, podría permanecer alejado de los escenarios hasta el próximo año debido a su internamiento en un centro de rehabilitación luego de su violenta reacción durante un concierto en Las Vegas, causada por su estado de intoxicación.

El productor musical Rob Carvallo confirmó a la revista Rolling Stone que "su tratamiento no es una broma, y estará bajo supervisión médica durante un tiempo para conseguir limpiarse. Los médicos todavía lo están evaluando. No sé si lo veremos antes o después de Navidad", añadió.

El bajista de la banda, Mike Dirnt, dijo hace unos días que la situación de su compañero era algo que se veía venir. "Había signos. Llevábamos sin dormir mucho tiempo, y él se llevó la peor parte. Estábamos con él, pero solo él puede manejar las cosas", explicó.