ENCRUCIJADA. El titular de la OEA sostiene que suspensión agravaría sufrimiento de pueblo paraguayo. (Reuters)
ENCRUCIJADA. El titular de la OEA sostiene que suspensión agravaría sufrimiento de pueblo paraguayo. (Reuters)

WASHINGTON (AP).– El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se pronunció en contra de suspender a Paraguay por la destitución del mandatario Fernando Lugo, y propuso enviar inmediatamente una misión que supervise los preparativos para los comicios presidenciales previstos para abril de 2013.

Ante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente, el secretario de la OEA afirmó que una suspensión solo contribuiría a aumentar las divisiones en la sociedad paraguaya, en el sistema político y "causar sufrimientos innecesarios al pueblo de ese país".

Insulza, quien estuvo la semana pasada en Paraguay, dijo que una suspensión conllevaría altas implicaciones económicas por el impacto directo de la decisión en otras instituciones del sistema interamericano.

CONFORMESEl canciller paraguayo, José Félix Fernández, se mostró satisfecho porque "Insulza consideró no necesaria una sanción a Paraguay y marcó una diferencia con otros organismos internacionales que tomaron sanciones sin escuchar a la parte afectada".

La postura de Insulza contradice de manera frontal la asumida por los bloques regionales Unasur y Mercosur, que suspendieron temporalmente a Paraguay al considerar que la celeridad del Congreso en destituir a Fernando Lugo había violado su derecho al debido proceso.

RATIFICAN SUSPENSIÓNLos emisarios de Argentina y de Brasil ejercieron el derecho de palabra para ratificar la suspensión de Paraguay adoptada por Mercosur y Unasur.

Argentina propuso la convocatoria de una reunión de cancilleres para analizar el caso paraguayo, pero los representantes de Estados Unidos, Canadá y México coincidieron en solicitar más tiempo para que sus respectivas cancillerías puedan analizar las recomendaciones de Insulza.

DATOS

- Nicaragua, Venezuela, Bolivia y Ecuador solicitaron la suspensión de Paraguay durante la sesión extraordinaria que la OEA dedicó a Paraguay, el 26 de junio.

- Perú se sumó al pedido de Argentina de convocar a una asamblea general de cancilleres.