notitle
notitle

Carlos Basombrío,Opina.21cbasombrio@peru21.com

Si bien las cifras del Ministerio Público no concuerdan con las de la Policía, que son menores, el hecho de que se produzcan incrementos en los registros oficiales es un indicador de que en el delito más grave, algo se está moviendo y no para bien.

2. Acaban de salir los datos del LAPOP para el 2012, que en el tema de inseguridad presenta cifras de nuevo alarmantes y que corroboran los hallazgos que presentó hace un par de semanas Ciudad Nuestra, en su segunda encuesta de victimización nacional. En LAPOP, el Perú tiene los más altos niveles de percepción de inseguridad y de victimización de toda América Latina. La violencia e inseguridad aparecen como el principal problema del país, por encima de los problemas económicos.

3. La tercera mala noticia es la menos nueva, pero la más grave: seguimos sin abordar en serio el problema de inseguridad. Cada vez que algún nuevo acontecimiento conmueve a la ciudadanía y los medios le dedican al tema sus portadas, se anuncian "grandes iniciativas" en el Ejecutivo y en el Legislativo y luego quedan en nada hasta la próxima noticia llamativa. En el ínterin lo único que queda es la terrible confusión de que comprar patrulleros y otros bienes es tener política de seguridad. Hay que decirlo con todas sus letras: en el Perú, a diferencia de la mayoría de los países de América Latina que sí se esfuerzan en tenerla, no la hay. La factura por esta irresponsabilidad de nuestros gobernantes va a ser más alta cada vez.