notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Según él, "las consecuencias de la fiebre europea por la austeridad serán de largo plazo y probablemente graves. Si el euro sobrevive, lo hará a precio de alto desempleo y enorme sufrimiento, particularmente en los países en crisis. Y la propia crisis casi seguramente se extenderá. Las medidas antiincendios no funcionarán si simultáneamente se tira combustible sobre las llamas, una tarea con la que Europa parece comprometida. No hay ejemplos de grandes economías –y Europa es la mayor en el mundo– que se hayan recuperado con austeridad". Y destaca algo que, desde mi punto de vista, es esencial comprender, cuando se afronta una crisis económica como la actual: "el activo más valioso de la sociedad, su capital humano, está siendo desperdiciado, e incluso destruido. Los jóvenes a quienes se les priva de un empleo digno… se alienan". "Cuando eventualmente encuentren empleo, lo harán con salarios mucho menores. Normalmente la juventud es un período de construcción de habilidades, pero se ha convertido (ahora) en una época durante la cual se atrofian".

Hay tantas economías vulnerables a desastres naturales que agregar desastres de origen humano es trágico. "Europa lo está haciendo… la ignorancia voluntaria de las lecciones del pasado por sus líderes es criminal". El dolor que sufre Europa, especialmente sus pobres y sus jóvenes, es innecesario. Existe una alternativa, pero las demoras en aprovecharla son costosas y Europa se está quedando sin tiempo.