CRACK. Ningún peruano había anotado antes en el Mundial de Clubes ni en la Copa Intercontinental. (Reuters)
CRACK. Ningún peruano había anotado antes en el Mundial de Clubes ni en la Copa Intercontinental. (Reuters)

"Quiero ganar el Mundial de Clubes". El muchacho del corte raro y alguna que otra rabieta en el currículo ha manifestado su deseo con un argumento de peso. Llegó a Corinthians desde Europa, pero no perdió el nivel. Volvió a Sudamérica y trajo goles para regalar. Paolo Guerrero quiere ganar el Mundial de Clubes. Con el gol ante el Al Ahly ha firmado su promesa.

"Superó su lesión y se convirtió en el talismán de Corinthians", indicó el diario Lance. En el Toyota Stadium, más allá de un calambre en el muslo que lo hizo salir por precaución, confirmó que superó la dolencia en la rodilla con la que llegó a Japón.

En un partido donde el 'Timao' aparecía como claro favorito, Guerrero fue vital. A los 30', cuando sus compañeros no tenían ideas, fue a buscar un centro 'a lo que salga' de Douglas y aplicó el frentazo al palo más lejano. "Qué golazo se mandó el peruano", expresó el comentarista de Fox Sports Diego La Torre.

Paolo no solo fue el gol. Le dio continuidad al equipo y puso la pausa que Paulinho, Danilo y Emerson no pudieron imponer. El duelo cambió de manos en la segunda parte y el 1-1 estuvo por caer, aunque Fathi (66'), Aboutrika (72') y Soliman (82') no tuvieron puntería.

La única chance del 'Timao' la generó Guerrero, que aguantó la pelota y se la dio a Paulinho, quien desperdició la ocasión a los 73'.

"Quiero ganar el Mundial, a eso vine al Corinthians", dice el peruano. "¡Que venga Chelsea!", gritaba Emerson. Con Guerrero en el equipo se puede soñar.