INCOMODIDAD. Humala no desea nubarrones que empañen su labor gubernamental. (David Vexelman)
INCOMODIDAD. Humala no desea nubarrones que empañen su labor gubernamental. (David Vexelman)

El pasado miércoles, en plena sesión del Consejo de Ministros, el presidente de la República, Ollanta Humala, habría amonestado severamente al titular de Trabajo, José Villena, por el escándalo que protagonizara en el aeropuerto de Arequipa, donde agredió a Ana Lucía Ramos (24), empleada de una aerolínea.

Fuentes ministeriales informaron a Perú21 que el mandatario "le dio una taza de café" a Villena por los sucesos del pasado 27 de noviembre, cuando perdió el vuelo hacia Lima tras haber llegado tarde al terminal aéreo de la Ciudad Blanca.

De acuerdo con versiones consultadas por este diario, Humala le habría expresado al titular de Trabajo que como ministro "no podía afectar la imagen y los objetivos del Gobierno con ese tipo de actitudes lamentables, menos en una coyuntura internacional".

Con el llamado de atención se dio por descontado que el tema quedaba cerrado. Es más, el martes, Villena viajó a Arequipa para disculparse con los trabajadores de LAN.

El funcionario es considerado como uno de los ministros cercanos a la pareja presidencial, principalmente a Nadine Heredia. Incluso trascendió que fue ella quien lo habría convocado para que asumiera el cargo ministerial el 12 de diciembre de 2011.

"No creo que Villena sea separado del portafolio", indicó una fuente gubernamental.

Sin embargo, la polémica ha continuado en los días posteriores. La oposición en el Parlamento presentó una moción de interpelación con un pliego de seis preguntas.

"Ha sido un hecho lamentable que todos reprobamos y que nunca debió pasar. Todos los ministros de Estado y las personas públicas debemos llevar la mejor conducta", afirmó el viernes la primera dama, luego de participar en un acto en el emporio comercial de Gamarra, en La Victoria.

Las declaraciones de Villena, quien se habría disculpado tardíamente por el incidente, habrían motivado que Lucía Ramos no solo se sienta indignada por la actitud del ministro, sino que estaría dispuesta a confirmar que sí fue agredida ante la Fiscalía de Arequipa y el Congreso de la República.

SILENCIO PRESIDENCIALEn tanto, el mandatario participó ayer en un acto inaugural en la sede del Servicio Industrial de la Marina, pero evitó hablar del tema pese a la insistencia de los periodistas por arrancarle algunas palabras sobre del espinoso caso.

De otro lado, continúan los cuestionamientos y los pedidos para que el jefe de Estado aparte del cargo al polémico ministro de Trabajo.

TENGA EN CUENTA

- La vocera parlamentaria alterna de Gana Perú, Ana María Solórzano, dijo que no hay ningún ánimo de esconder este hecho, que debe ser investigado.

- Cuestionó las críticas de Keiko Fujimori sobre el caso y las consideró un "aprovechamiento político".

- La Confederación Unitaria de Trabajadores del Perú (CUT) demandó públicamente a Humala la destitución del ministro.