JUEGA AL MIEDO. El presidente venezolano, Hugo Chávez, quiere ser reelegido a cualquier costo. (AP)
JUEGA AL MIEDO. El presidente venezolano, Hugo Chávez, quiere ser reelegido a cualquier costo. (AP)

CARACAS (Reuters).– El presidente venezolano, Hugo Chávez, feroz crítico del capitalismo, pidió a los votantes ricos apoyarlo o enfrentar una "guerra civil", mientras que el candidato opositor aseguró a los pobres que no abandonará los programas de asistencia del Gobierno socialista si gana las elecciones del 7 de octubre.

Chávez, de 58 años, y Henrique Capriles, de 40, se disputan la presidencia de la nación sudamericana de 29 millones de habitantes, que posee las mayores reservas de petróleo del mundo y que colabora con fondos para los gobiernos de izquierda de la región.

En la polarizada Venezuela, los resultados de las encuestadoras difieren diametralmente, pero Chávez encabeza la mayoría de las más conocidas, a pesar de que en las últimas mediciones la brecha que lo separa de Capriles se ha venido ajustando y una le da una ligera ventaja al opositor.

"Hasta a los ricos les conviene que gane Chávez. Piénsenlo bien, señores. ¿A ellos les conviene una guerra civil? No le conviene a nadie. A las familias ricas les gusta la tranquilidad. Los invito a que voten por Chávez. Les garantizo paz, estabilidad, crecimiento económico", añadió el mandatario.

APUNTA A LOS POBRESDe ganar los comicios, el candidato opositor se comprometió a aumentar el sueldo mínimo y acabar con los problemas de la violencia y de la inseguridad.

Asimismo, Henrique Capriles se comprometió a crear nuevas misiones, mantener las que existen y mejorar las que no funcionan en beneficio de los más pobres.

El chavismo ha señalado que Capriles pondrá fin a las misiones en caso de llegar a la Presidencia y asegura que prepara un "paquetazo" económico de recortes, diseñado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

TENGA EN CUENTA

- De ser reelegido, Chávez potenciará el Estado comunal, transfiriendo competencias de las regiones al "pueblo organizado", una maniobra que según sus críticos busca debilitar a la oposición, que controla grandes estados y ciudades, y así aumentar su propio poder.

- La oposición controla actualmente ocho de los 23 Estados, entre éstos los cinco más poblados y ricos del país, además de grandes ciudades como la capital, Caracas.