CONCERTADOR. Capriles trata de reconciliar a los sectores políticos en lugar de confrontar a Chávez. (AP)
CONCERTADOR. Capriles trata de reconciliar a los sectores políticos en lugar de confrontar a Chávez. (AP)

CARACAS (Agencias).– El gobernador de Miranda (centro), Henrique Capriles, será el rival del presidente Hugo Chávez en los comicios del 7 de octubre, luego de realizarse las primarias de la oposición en Venezuela y en países donde hay colonia venezolana.

Capriles llegó punteando las encuestas para llevarse la victoria en las primarias opositoras, con al menos 15 puntos de ventaja sobre su más cercano competidor, el gobernador del estado de Zulia, Pablo Pérez.

El flamante candidato de la oposición es un abogado centroizquierdista de 39 años que admira el modelo brasileño que ha sacado de la pobreza a 30 millones de personas en ocho años. Su discurso se ha apartado de la confrontación directa con Chávez para enfocarse en la reconciliación de los sectores políticos enfrentados en un país polarizado.

Según datos extraoficiales, sufragaron 2.6 millones de electores de los 18 millones que estaban convocados.

El Centro Carter, que supervisó la jornada electoral, señaló que se desarrolló con tranquilidad y normalidad. La directora del programa de las Américas para el Centro Carter, Jennifer McCoy, destacó la colaboración del Consejo Nacional Electoral y de los miembros de mesa que participaron en forma voluntaria.

CHÁVEZ CONFIADOEl presidente de Venezuela, Hugo Chávez, encabezó un desfile cívico-militar para conmemorar el Día de la Juventud, en el que reiteró que ganará las elecciones presidenciales.

"Yo me comprometo y los comprometo a que ganaremos las elecciones presidenciales el 7 de octubre para llevar adelante el segundo plan socialista de la nación. Le pido a Dios que me ayude a cumplir este compromiso, les prometo que seguiré viviendo cada día más", manifestó el mandatario.

SABÍA QUE

- Según analistas, las elecciones de octubre serán las más reñidas que ha enfrentado Hugo Chávez desde 1999.

- La alarmante inseguridad, la alta inflación y el cáncer que le fue diagnosticado, juegan en contra del mandatario.

- Antes de las primarias opositoras, Chávez contaba con una intención de voto del 50%, mientras que su rival –sin rostro en ese momento–, del 30%.