Foto: Martín Pauca.
Foto: Martín Pauca.

Carlos Castilloccastillo@peru21

Responde: Yehude Simon Munaro. Congresista De APGC. Segundo vicepresidente del Parlamento.

Yehude Simon, segundo vicepresidente del Congreso y exprimer ministro del gobierno de Alan García, reflexiona sobre la coyuntura política y analiza su participación en este y en el anterior gobierno. No se calla nada.

¿Cree que ha llegado el momento de que la oposición presida el Parlamento?En toda la historia del Congreso, siempre el presidente del Congreso ha sido del oficialismo, salvo cuando no tenía mayoría. Existe una alianza parlamentaria que le da mayoría al Gobierno. Creo que es demasiado pronto como para que la oposición asuma la dirección del Legislativo porque necesitamos fortalecer la democracia y la relación con el Ejecutivo y que se fortalezca el partido de gobierno. Creo que el problema no pasa por quién presidirá el Congreso, sino por elaborar una agenda de proyectos para el mejor funcionamiento del país.

¿Usted apoyará al candidato de Gana Perú?Yo sigo creyendo que debe ser el Gobierno y sus aliados quienes deberían dirigir ahora, y la oposición podría hacerlo a partir del tercer o cuarto año. Hay que tomar en cuenta que la oposición es muy dura.

Usted hace referencia a la necesidad de fortalecer las relaciones con el Ejecutivo y contar con una visagra. ¿Por qué la gestión de Daniel Abugattás no lo ha logrado?Porque ha habido mucha soberbia.

¿De quién?De la gente del propio Gobierno en el Congreso. No hemos aprendido –y me incluyo– a conciliar, a armonizar. Creo que todos estamos en la campaña personalísima del 'yo' y no del 'ustedes'. Es evidente que desde el 28 de julio, con los actos de Martha Chávez, se produjo una ruptura y la respuesta vino con la sanción. Esa fisura no la hemos podido cerrar.

Le voy a pedir una autocrítica. ¿Qué papel debió cumplir la Mesa Directiva?La Mesa Directiva debió hacer muchas cosas. Es evidente que cuando estaba a punto de salir faltó más comunicación, faltó más tolerancia. Creo que esto fue un aprendizaje para los que estamos en la Mesa, incluso para el propio Daniel (Abugattás). Ninguno de nosotros, con excepción de Michael (Urtecho), tenía experiencia en la conducción del Parlamento.

¿Y no cree que la falta de tolerancia es del propio presidente del Congreso, quien es el líder de la Mesa?La falta de tolerancia parte también de las provocaciones constantes. Si yo sé, como rival político, que el presidente del Congreso explota antes de contar diez, entonces lo que hago es que explote antes, y el resultado es lo que vemos. A Daniel lo aprecio, es un hombre identificado con sus creencias, pero a veces sus potencialidades se pierden porque cae en la provocación.

Pero, ¿quién lo provoca?Los rivales políticos, pero muchas veces su propia bancada, porque él se desespera cuando las cosas no sintonizan. Gana Perú está pagando el debut. Es complicado. Una cosa es estar afuera y, otra, adentro.

¿Y qué ha pasado en las relaciones de Abugattás con la prensa?La prensa, con sus errores y sus aciertos, es siempre una necesidad para fortalecer la democracia. Los hombres públicos tienen que entenderlo. Lo que falta es comunicación, mayor confianza, menos reacción ácida por más enojados que estemos con los periodistas. Se les ha ninguneado a los medios de comunicación, y ese es el error.

¿Hay un poco de psicosis?Hay bastante de eso, hay gente que siente que la prensa no ayuda, y no solo los políticos. Yo siempre he dicho que la prensa, por más que te ataque, siempre termina siendo una bendición que permite evitar verticalismos y que la corrupción pueda dispararse sin que nadie la controle. A veces la prensa produce enojos e iras, pero un demócrata tiene que entender que debe aceptarla. Así como produce iras y enojos cuando nos ataca, también debe aplaudir cuando esos espacios democráticos que se han conseguido son gracias a la prensa.

¿Por qué no se pudieron evitar esos escándalos y casos de corrupción que han dañado la imagen del Congreso? ¿Había un compromiso de los partidos?El Congreso ya venía y va a seguir afectado por estos malos ejemplos. Son varias causas. Una de ellas es que el Congreso no selecciona sobre la calidad, sino sobre cantidad o presupuesto para la campaña. Es decir, se prefiere, antes de la capacidad, a quien pueda donar un millón. Lo segundo es que, hace muchos años, la clase política ha perdido esencia. Ya no están los Belaunde Terry, los Haya de la Torre, los Barrantes, y esa generación brillante ha sido reemplazada por gente sin formación política ni ideológica, que piensa que llegar al Congreso no es un servicio al país sino a sus negocios y a sus lobbies. Un tercer problema es que hay gente joven que se vuelve más soberbia.

¿Cómo ha visto estas conversaciones entre Humala y Toledo, lo que algunos llaman 'Dame que te doy'?Es evidente que eso ha habido, eso se cae de maduro. Todas esas conversaciones tienen una finalidad: 'Yo te apoyo, pero qué me das'. Esto lo han hecho todos los presidentes desde que la democracia fue fundada. Es la política del 'Dime que me das y te doy'. Mire usted, en esa lógica, un político bueno que interviene con buenos aportes tiene el mismo valor que uno que nunca dice nada. El voto vale lo mismo, y eso lo saben los políticos.

¿Pero la opinión pública no lo puede tomar a mal?Es que la opinión pública no es tonta. Ellos dicen: 'Se está juntando Toledo con Humala. ¿Qué estarán arreglando?'. El problema es que ya se acostumbraron a eso.

¿Cuál fue su sensación al ver su nombre como uno de los denunciados en el borrador de la megacomisión?A mí me indigna cuando se pone ahí 'Asociación para delinquir'. Me parece que eso es un crimen de un político contra otro político sin ninguna prueba y solo por el deseo de perjudicar a una persona. Creo que el presidente de la comisión fue sorprendido y alguien le hizo quedar mal. En mi caso, como en el del expresidente García y del exministro Carranza, nunca se nos citó. Esta comisión está dejando un mal precedente para el futuro. Yo he visitado colegios, y los padres de familia están contentos. Eso no quiere decir que apoyemos el robo, así sea de un céntimo, pero deben investigar bien. El contenido del decreto de urgencia es bueno.

¿Se arrepiente de haber aceptado ser el primer ministro de un gobierno de Alan García?No, sería un cobarde si me arrepintiera. García buscaba una persona que garantizara la no-corrupción. Me acuerdo que antes de decidir el cargo le pregunté: '¿Qué pasa si no acepto?' Y me respondió: 'Serás el gran traidor de la historia porque has despreciado la suerte de ayudar al país'.

¿En el periodo que estuvo de primer ministro no vio ningún indicio de corrupción en ese gobierno?Por favor, yo lo hubiera denunciado inmediatamente. Pero yo quiero destacar el compromiso de los ministros que trabajaron en ese gabinete y unas palabras del presidente García: 'Yo ya pagué los cinco años de mi primer gobierno y no quiero que esa historia se vuelva a repetir. Quiero limpiar esa imagen y pasar a la historia como un buen presidente, y ningún huevón va a malograr mi gobierno por robar 10 céntimos'.

Hay un pedido para que no se deje pasar a Nancy Obregón. ¿Procederá esta solicitud?Nancy Obregón y cualquiera tiene que respetar a sus semejantes, y la prensa tiene que respetarla a ella. Esta reacción de Nancy Obregón es mala y le hace mucho daño a ella misma y al Congreso. Nadie puede negar que ella ha sido congresista y tiene algunos derechos, como ingresar. Lo que hay que pedirle es que tenga buena conducta, pero prohibirle el ingreso, no lo creo. Partidariamente, se le debe llamar la atención. Tiene que entender que una persona pública, por esa condición, tiene que aceptar la presencia de la prensa y las investigaciones. A mí me han dicho mi vida, y en peores términos, y jamás he reaccionado mal.

¿Se siente incómodo en la bancada?Hay una relación amical con Alianza Por el Gran Cambio, pero es evidente que hay diferencias, y eso no le sorprende a nadie. En las elecciones de 2014 seremos rivales y habrá una separación natural.

¿Cómo ve el proyecto político de Gregorio Santos?Es un apasionado y tiene su ambición legítima, pero no se da cuenta de que la realidad lo puede golpear. No me siento representado por esa izquierda porque sí creo en la inversión privada.

¿Cree que todavía están vigentes los términos de derecha o izquierda?Creo que se han superado como términos. Quien sigue pensando en el marxismo estático se quedó en el tiempo porque el mundo se ha globalizado. Hasta el Apra ha cambiado. Ya no es el mismo que hablaba del antiimperialismo en los tiempos de Haya.

DATOS

- BCR estaba listo. Simon dijo que los cambios en el directorio se dilataron por discrepancias entre APGC y Solidaridad Nacional.

- Marcará su camino. Reveló que el Partido Humanista presentará sus propios candidatos en las elecciones de 2014 y que ahí se separará de la bancada parlamentaria.