Hay que cerrar brechas
Hay que cerrar brechas

Sin poner en tela de juicio el esfuerzo de las familias que pueden y optan por poner a sus hijos en colegios particulares, el Estado debe hacer un esfuerzo por cerrar la brecha entre la educación pública y la privada, entre la urbana y la rural.

Para ello se debe continuar con el crecimiento sostenible de la asignación presupuestal al sector educación. Para este año se tiene una partida de S/.17,500 millones, que deben ser orientados en capacitación de docentes, mejor infraestructura, material educativo y tecnología para los centros de enseñanza.

Hace 10 años, la oferta educativa privada era de solo 15%. Hoy llega al 25%. Los padres de familia que envían a sus hijos a colegios privados perciben que la educación pública es de mala calidad. Y esa es una realidad. Hay capas de la población que están pasando a la clase media y, por eso, pueden financiar una instrucción privada, pero hay otros sectores –la gran mayoría– que no puede hacerlo. Y hacia ellos debe orientarse el mejor gasto de los recursos públicos.

El Estado debe preocuparse porque la educación saque profesionales y técnicos que sustenten el crecimiento de la economía peruana. Hoy se necesita más mano de obra calificada en las empresas.