Foto: Rodrigo Málaga.
Foto: Rodrigo Málaga.

Luis Torres,Presidente de CADEAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Hoy, en Arequipa, se inicia la edición 50 de la CADE Ejecutivos. Su tema es 'Líderes empresariales, compromiso con el Perú'. Sobre este y otros temas conversamos con Luis Torres, presidente del evento.

Estudió en Harvard. ¿Qué tal le fue allá?Muy bien. Desde el punto de vista de la intensidad del aprendizaje y del crecimiento, fueron los dos mejores años de mi vida. Le dediqué mucho esfuerzo e hice varias investigaciones o field studies con eminencias como James Austin, especialista en responsabilidad social, y Clayton Christensen, especialista en tecnologías disruptivas. Y, desde allá, estudié el tema de los emprendedores.

¿Cómo es visto el Perú desde Harvard?Estuve allá entre 2000 y 2002. Entonces, el Perú resultaba exótico, pero EE.UU. tenía otras preocupaciones: la caída de los mercados tecnológicos, el 11S, etcétera. Pero hoy, en Harvard, el Perú y su despegue son hasta parte de la currícula de la universidad. El curso se llama 'Perú' y lo dicta Diego Comin, quien estará en la CADE.

Trabajó en Microsoft…Cuando estudiaba en Harvard, Microsoft me invitó a hacer mis prácticas profesionales con ellos. La experiencia fue fabulosa. Luego me hizo una oferta de trabajo, incluso antes de concluir mi MBA. Terminé y me trasladé a Seattle. Microsoft es líder en tecnología –la inversión que hace en investigación es de billones– y fue capaz de crear una industria de alcance global y multibillonaria: la de la PC.

Pero parece que ahora está tambaleando…Durante los últimos diez años le surgieron competidores a los que le ha costado enfrentar con cintura: hablo de Apple y de Google, empresas que partieron del mundo del consumidor, no tanto de la empresa. Estas compañías han definido nuevos estándares acerca de lo que la gente quiere y espera de su experiencia con la tecnología. Microsoft está en proceso de reinventarse, de hacer que la gente vuelva a quererla.

¿Por qué regresó al Perú?Volví en 2009 como gerente general de Microsoft en el Perú. Pero yo quería quedarme en el Perú, y era consciente de que en la empresa no podía crecer. Ahora me dedico a las inversiones de capital privado en tecnología y a las inversiones de riesgo.

¿Qué lo llevó a trabajar en las iniciativas de IPAE?Yo quiero trabajar por mi país. Cuando llegué al Perú empecé a explorar oportunidades que me permitan hacerlo. Así entré a IPAE. Yo provengo de los campos de la tecnología, de la innovación y del emprendimiento. En innovación noté que el Perú necesitaba mucha ayuda. Crecemos de manera acelerada, pero este crecimiento se basa en la exportación de recursos naturales. Esta economía nos ha permitido una estabilidad importante, pero el futuro debe depender más de una industria diversificada, de mayor valor agregado, que nos permita competir en un mundo globalizado, competitivo y exigente. Y este proceso de cambio se hace mediante la innovación de los procesos productivos, en la transferencia tecnológica. Debemos hacer que la innovación sea un proceso y no un suceso.

IPAE acaba de abrir un Centro de Innovación…Sí, lo lanzamos en junio y yo lo presido. En general, el empresario peruano ha llegado a la conclusión de que, para ganar en este mundo conectado y demandante, debe innovar. La innovación es un proceso científico que puede ser incluso certificado. Y acabamos de lanzar nuestros 'Foros de innovación', en los que se capacitará a las empresas participantes en armar una 'agenda' en innovación.

CADE cumple 50 años…Así es. Su tema es 'Líderes empresariales, compromiso con el Perú'. Todos celebramos cuando recibimos noticias de nuestro crecimiento, del aumento de nuestras exportaciones, de nuestro menor riesgo país, de lo atractivos que somos para los capitales, pero cuánto más podremos seguir a este ritmo si los empresarios no nos comprometemos con temas fundamentales como el fortalecimiento de la institucionalidad, con la responsabilidad social, con una estrategia de negocios sobre la cual se base la rentabilidad de la empresa, con la promoción y práctica de valores, etcétera. Todo esto se discutirá en esta CADE.

La economía va bien, ¿la política va mal?Todos reconocemos la capacidad de reflexión del presidente Humala, quien decidió darle continuidad al modelo económico que nos permitió crecer. Esto es liderazgo. Humala escuchó, internalizó y decidió crear un ambiente propicio para la inversión, para la creación de empleo. Y a este crecimiento le ha sumado la inclusión, porque se puede crecer de manera responsable, sostenible y rentable. No tenemos que estar en las zonas más pobres ni ser mineros para hacer de la responsabilidad social una estrategia empresarial, pues esta debe ser tarea de todos.

AUTOFICHA

- Nací en Lima. Mi padre es arequipeño y ordenado; mi madre, cusqueña y sociable. En casa siempre se valoró la educación como mecanismo de superación personal.

- Siempre fui primer puesto, en el colegio y en la universidad. Hice un MBA en Harvard. Estudié piano. Toqué el bajo en una banda de rock.

- Dejé la música por mi trabajo, pero me equivoqué. Debí convivir con ambas pasiones. He regresado a la música, a componer. Tengo un bajo Fender Jazz.