Está orgulloso de matanza. (Reuters)
Está orgulloso de matanza. (Reuters)

OSLO (AFP).– "Sí, lo haría de nuevo", aseguró el extremista de derecha noruego Anders Behring Breivik ante el tribunal de Oslo, en el segundo día del juicio en su contra por la masacre de 77 personas el año pasado.

Breivik sostuvo que logró "conducir la más espectacular operación" realizada por un militante nacionalista después de la Segunda Guerra Mundial.

"Los ataques del 22 de julio fueron ataques preventivos para defender a los noruegos auténticos. Actué en una situación de urgencia en nombre de mi pueblo, de mi cultura y de mi país. Y, por lo tanto, pido ser liberado", dijo Breivik.

Sobre sus víctimas, el extremista, de 33 años, señaló: "No eran inocentes. Eran jóvenes civiles pero activistas políticos que promovían el multiculturalismo".

Breivik argumentó que los noruegos se han vuelto minoría en su propio país y que hay "otras dos células" individuales y autónomas constituidas cada una por una persona.