grata sorpresa. Restos fueron hallados durante excavaciones. (Percy Hurtado/USI)
grata sorpresa. Restos fueron hallados durante excavaciones. (Percy Hurtado/USI)

Machu Picchu sigue sorprendiendo a los arqueólogos. La antropóloga Elba Torres confirmó ayer el hallazgo de cuatro contextos funerarios con igual número de individuos en el sector de Challakata, que corresponde a la zona arqueológica de Salapunku y se ubica entre los kilómetros 82 y 83 del Camino Inca.

Tres de las momias encontradas pertenecen a la época inca (1,300 a 1,500 d.C.), y una, a la cultura Killke (700 a.C.). Según indicó Torres, uno de los individuos presenta tejido blando, es decir que conserva parte de la piel y tendones, que unen las articulaciones.

Además, en la misma zona se halló restos de cerámicas y textiles fragmentados, así como osamentas calcinadas y semillas, entre otros. Los investigadores no descartan que el lugar haya albergado un cementerio inca.

DATOS

- En otra zona del complejo de Salapunku también se encontró diversos huesos de camélidos, así como osamentas de roedores.

- Asimismo, fragmentos de cerámica con cabezas de monos y obsidianas o vidrio volcánico.