SE DISTANCIA DE EXTREMISTAS. En los cerros del Cono Sur, dijo que todos “manosean” al pueblo. (Rafael Cornejo)
SE DISTANCIA DE EXTREMISTAS. En los cerros del Cono Sur, dijo que todos “manosean” al pueblo. (Rafael Cornejo)

El presidente Ollanta Humala rompió su silencio y lanzó un mensaje claro hacia aquellos que –dijo– pretenden interpretar a su medida la propuesta de la Gran Transformación. Aclaró que esta se construye "trabajando por el pueblo y sin extremismos".

Humala se trasladó al asentamiento humano El Paraíso, en las alturas del distrito de Villa María del Triunfo, para entregar obras de agua potable y dar respuesta al llamado a la insurgencia del presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, y a la renuncia de tres legisladores a la bancada de Gana Perú.

"Construiremos el Perú de manera firme, no es tarea fácil construir lo que otros pretenden destruir. No es fácil hacer entender cuando se tienen ideas extremistas. La Gran Transformación la vamos a hacer les guste o no les guste a los extremistas, vamos a construirla sin sobresaltos, sin miedo, sin violencia, sino unidos", enfatizó.

Agregó que no se dejará distraer por quienes no quieren el progreso y desean interpretar a su manera lo que quiere el pueblo.

"El pueblo tiene muchos interlocutores, todo el mundo habla por el pueblo, todos le pasan la mano y lo manosean, y miren cómo está el pueblo. Estamos llenándonos de representantes, de frentes… Hay que luchar para que las ideas no lleguen a la violencia", puntualizó.

En otro momento, cuestionó que Gregorio Santos utilice niños en su protesta y ocasione que estos puedan perder el año escolar.

"Cada uno es responsable de sus acciones, pero sí es condenable usar a niños", anotó.

Sobre la renuncia de los tres legisladores, trató de minimizarla. Señaló que es producto de una crisis de crecimiento de su partido.