Érika Soria fue recibida entre aplausos en el Cusco. (USI)
Érika Soria fue recibida entre aplausos en el Cusco. (USI)

Érika Soria Molina, quien falleciera luego de salvar vidas en el naufragio del crucero Costa Concordia, es toda una heroína. El gobierno reconoció la valentía de la joven de 25 años en la tragedia ocurrida el pasado 13 de enero en Italia y la condecoró con la Orden "Al Mérito por Servicios Distinguidos en el Grado de Oficial".

La distinción fue impuesta por la ministra de Educación, Patricia Salas, quien entregó a los padres de Érika Soria una medalla a nombre de la Nación. Salas resaltó el coraje de la joven al rescatar a los pasajeros del crucero y así arriesgar su vida.

"Ella es un ejemplo de lo que somos los peruanos para todo el mundo. Esta medalla hace mérito a lo que Érika representa para el Perú, y reconoce su valor, su valentía y su solidaridad", sostuvo.

La madre de la joven, Benedicta Molina, recordó que –según medios extranjeros– Érika Soria había cedido su propio salvavidas para evitar que un anciano perdiera la vida.

Junto a su esposo, Saturnino Soria, agradeció la condecoración otorgada y dijo que su hija siempre fue una muchacha comprometida con su trabajo y con el amor al prójimo.

El cuerpo de la trabajadora del crucero, como es público, fue hallado después de 15 días de intensa búsqueda y el último miércoles recién fue traído al Perú para ser sepultado.

EN SU TIERRALos restos de la muchacha fueron recibidos ayer por sus amigos, familiares y la población, entre música, aplausos y flores, en el aeropuerto del Cusco.

El alcalde de la Ciudad Imperial, Luis Flórez García, le otorgó la 'Medalla de la Alcaldía' por la solidaridad que demostró en el extranjero.

El féretro fue llevado a la Universidad Andina del Cusco, donde también se le rindió homenaje. Después, llegó al teatro municipal del distrito de San Jerónimo, lugar en que la joven fue velada. El entierro será hoy a las 3:00 p.m. en el

TENGA EN CUENTA

Los restos de Érika Soria llegaron al aeropuerto Jorge Chávez, la noche del miércoles, procedentes de Roma.

En el naufragio también falleció el compatriota y miembro de la tripulación, Thomas Costilla Mendoza.