notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Es igualmente asombroso cómo se descubrió un fármaco que, al parecer, no tiene relación conocida y demostrada con la forma en que se desarrolla el mal, pero que lo detiene y hace regresiones de la enfermedad. Pertenecen a la familia de los sarcomas de tejidos blandos. Se origina en las células del tejido conectivo o de relleno. Su clave molecular es la enzima KIT. Una parte de esta enzima está en contacto exterior y el resto dentro de la célula. Por situaciones que percibe la cara externa, se produce un crecimiento y multiplicación desmesurada de las células y tumor correspondiente. Cuando el mal está localizado, la cirugía ofrece buena respuesta. Sobre cuanto está avanzado se hacen estudios. Al parecer, no hay duda de que la medicación mencionada es la elegida.