notitle
notitle

Nano Guerra García, Opina.21El ministro de Economía parece un hombre inteligente y de pensamiento moderno, por eso me sorprende su anacrónica mirada frente a la pobreza, porque eso fue su exposición en la CADE: una sustentación de por qué vamos a gastar más en programas sociales de supuesto alivio a la pobreza, en lugar de enfocarnos en personas que generan progreso y riqueza en una nación.

Pero me preocupa más que nuestros empresarios y ejecutivos asistentes aplaudan este planteamiento sin reflexionar que esto, precisamente, no genera desarrollo sino gasto. Algo opuesto a sus historias empresariales y al razonamiento gerencial. Es decir, centrarse en lo que genera valor.

La mirada del estadista, la acción política, la insistencia empresarial, debe fijarse en los ciudadanos que deciden emprender y que lo hacen en circunstancias adversas, con reglas en contra, con negocios cerrados por Sunat o por huelguistas, como nadando siempre a contracorriente. Y, sin embargo, logrando tener 300,000 pobres menos.

Deberíamos centrarnos en cuántos nuevos negocios podemos tener, cuánto valor agregado podemos generar y dónde podemos tener nuevos conglomerados industriales y de producción. Seguir mirando el vaso medio vacío, dirigir con obsesión la mirada hacia los paliativos de la pobreza es no entender que el PBI no lo produce el Estado sino el esfuerzo emprendedor, el que elimina la pobreza.