notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Con ello condenarán al semianalfabetismo con el que salen, luego de 12 años de educación pública, a otra generación de peruanos.

En realidad, desde el primer día estaba claro que la ministra Salas no cree en la generación de competencia dentro del magisterio, recompensando a los buenos maestros y penalizando a los ociosos o ineptos. Ella pertenece al 'establishment' educativo, el cual ha sido cómplice del ideologizado sindicato que no cree en el individuo y que ha destruido la educación pública en nuestro país llevándola a niveles haitianos.

Incluso, está tratando de ganarse el apoyo del Sutep ofreciendo aumentos generalizados, repitiendo el error del gobierno de Toledo cuando le doblaron el sueldo a los maestros pero sin exigirles resultados. Con lo cual la educación empeoró, tocando su punto más bajo, y todo ese enorme gasto fue desperdiciado.

La verdad es que llama fuertemente la atención la falta de interés que está demostrando Humala en seguridad, salud y educación. Para ser un gobierno que solo come pan con inclusión –"crecimiento con inclusión, inversión con inclusión, estabilidad con inclusión"– los temas realmente inclusivos son inexplicablemente dejados de lado.

Por otra parte, de nada sirve todo el asistencialismo que están desarrollando si no mejora sustancialmente la educación. Sin ella, simplemente estamos condenando eternamente a depender del subsidio estatal a millones de ciudadanos. Peor aún, estaríamos creando una casta totalmente dependiente del Estado, la cual será incapaz de salir algún día de la trampa de la pobreza al no estar educados.

Al final, este Gobierno optó por el facilismo de meterse en la cama con el sindicato en lugar de enfrentarlo para mejorar la educación y satisfacer las justas aspiraciones de la mayoría de peruanos, quienes con razón se van a sentir defraudados.