El oficialismo quiere mantener la presidencia del Congreso y para ello blindará a sus ilustres denunciados. (Rafael Cornejo)
El oficialismo quiere mantener la presidencia del Congreso y para ello blindará a sus ilustres denunciados. (Rafael Cornejo)

La campaña por la elección de la siguiente mesa directiva del Congreso se adelantó varias semanas y ya el oficialismo y la oposición cuentan sus votos. Un recuento de las preferencias a favor de una u otra tendencia permite determinar que, por ahora, el resultado es muy ajustado y obligará a las candidaturas a mover sus piezas con tino.

La situación es tan ajustada que, para mantener la presidencia del Congreso, el partido del jefe de Estado, Ollanta Humala, depende de legisladores cuestionados, denunciados y procesados en la Comisión de Ética, a quienes se deberá blindar para evitar que sean suspendidos y, con esto, inhabilitados de participar en las elecciones del 26 de julio.

Gana Perú se encuentra amarrado por Emiliano Apaza, quien debería estar desaforado por tener una condena judicial vigente por contrabando; por Walter Acha, quien afronta una denuncia por violación; y por Teófilo Gamarra, sentenciado por violencia familiar y alimentos.

El oficialismo depende también del voto de Wilder Ruiz, con un sinnúmero de procesos y actualmente denunciado por la Fiscalía por falsa declaración; de Rubén Coa, protagonista de un bochornoso espectáculo con violencia a los periodistas que lo filmaron ebrio; y de Verónika Mendoza, denunciada por alentar la violencia en Espinar con un documento falso.

También necesita de Javier Diez Canseco, con denuncia por presentar un proyecto para favorecer a sus familiares; y de César Yrupailla, denunciado ahora por tráfico de influencias.

VOTO DE LOS RADICALESAsí mismo, para mantener el control del Congreso también deberán mostrarle su mejor sonrisa al grupo de radicales que, con Diez Canseco y Jorge Rimarachín a la cabeza, cuestiona al gobierno y reclama la salida del premier Óscar Valdés.

Incluso, tendrán que superar el hecho de que Rimarachín fue separado de la bancada.

En el Parlamento se comenta que la visita de Alejandro Toledo al presidente Ollanta Humala, hace unos días, lejos de consolidar el respaldo a Gana Perú para que mantenga la presidencia del Legislativo–incluida la posibilidad de una reelección de Daniel Abugattás– ha dejado una mala sensación en la opinión pública de negociados políticos a cambio de votos.

Fuentes de Perú Posible revelaron que las posibilidades de Gana Perú serían menores si se persiste con la posibilidad de una reelección de Abugattás. Por los menos, dos de los integrantes de la chakana no están dispuestos a apoyar que Abugattás se quede en el cargo un año más.

A ello se suma que algunos de los radicales del humalismo también han marcado distancia del actual titular del Parlamento y prefieren a un candidato que provenga de las provincias.

DATOS

- Andrade. Pese a que Víctor A. García Belaunde contabiliza el voto de los parlamentarios dos de Somos Perú, en el oficialismo confían en que Fernando Andrade vote con ellos, como ocurrió para salvar a Omar Chehade.

- Ojo con Solidaridad. Otra bancada dividida es la del exalcalde Luis Castañeda. De sus ocho miembros, cinco votarían por el oficialismo y tres por García Belaunde.

- Los que no se deciden. En Alianza Parlamentaria hay tres independientes que no se han pronunciado. Norman Lewis, Mariano Portugal y Marco Falconí.