notitle
notitle

Rodrigo Rondón,Opina.21familia@peru21.com

Casi en la totalidad de casos, la obesidad en una mascota se debe al descuido de la familia que la cría. Suele haber alguien que la alimenta con todo lo que el veterinario no permitiría.

Lo peor es que esta persona cree que así demuestra su afecto por el animal, pero no sabe que es todo lo contrario.

Hay quienes ni dejan que el gato camine pues, para empeorar su salud, lo llevan en brazos todo el tiempo.

Cuando un animal tiene sobrepeso, es necesario restringirle la comida y hacerle una dieta especial, además de obligarlo a caminar o a jugar para que pueda quemar calorías.

El gato es juguetón por naturaleza. Entonces, hay que animarlo siempre, por su bien, a que esté en constante actividad.

Para ayudarlo a jugar, usted puede usar una pelota amarrada a una liga en el extremo para que el minino la jale y quiera cazarla.