(Thesun.co.uk)
(Thesun.co.uk)

Tiene 45 años, pero se divierte como una chica de 20. Recordada por mostrar sus atributos físicos en la serie Baywatch, la actriz canadiense Pamela Anderson lleva una desenfrenada vida nocturna y sin control alguno.

Hace una semana, la artista fue ampayada por los paparazzi en evidente estado de ebriedad a la salida de una fiesta en Los Ángeles, pero la escena volvió a repetirse la noche del pasado martes, cuando asistió a una exclusiva fiesta VIP en una discoteca de Saint Tropez (Francia) vestida solo con una camisa blanca, un short pequeño y zapatos de taco aguja.

Tras beber varias copas de vino blanco, Anderson no dudó en ponerse a bailar sin darse cuenta de que dejaba ver parte de sus pechos o que la estaban fotografiando. Síntomas como llevarse la mano a la cabeza mostraban la posible resaca que ya tendría a causa del alcohol.

Sin embargo, a la 'exconejita' no le importa el qué dirán, ya que escribió en Twitter que se divirtió mucho en la fiesta. "St. Tropez, te amo. El Vip fue muy divertido y siempre me siento segura aquí", 'tuiteó' la actriz, quien continuará su tour europeo por Hamburgo y Londres.