notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Sin embargo, como ya nos tienen acostumbrados, luego de un año de que las eliminatorias se hayan iniciado, a la selección peruana ya solo le queda tratar de salvar el honor y evitar terminar en el último lugar entre los sudamericanos.

Pese a que aún faltan siete partidos, la verdad es que se tendría que producir una transformación realmente brutal para poder siquiera pensar en aspirar a llegar al Mundial. Así que es un hecho que no estaremos presentes durante 36 años consecutivos en lo que se ha convertido en el principal evento de la humanidad, el cual, cada cuatro años, nos tiene paralizados e hipnotizados.

Por otro lado, si bien Perú se ha convertido en el milagro económico latinoamericano, la última explosión de alegría que sacó a la gente a la calle a celebrar por triunfos deportivos que nos llenaron de satisfacción se dio en los 80, cuando estábamos compitiendo por el título de ser el país con menos futuro en la región. En nuestro caso, no parece existir relación entre mayor bienestar y la performance de nuestra selección.

De cualquier manera, no solo de pan vive la población. También tiene que sentir ilusión. Lamentablemente, este año hemos sufrido la participación peruana en los Juegos Olímpicos –que fue un rotundo fracaso– y, ahora, del Mundial estamos prácticamente eliminados.

Por ello, sería fundamental que el Gobierno le dé más importancia al deporte en general invirtiendo en facilidades adecuadas en los colegios y contando con presupuestos de largo plazo. Asimismo, apoyando a los deportistas que estén resaltando y recuperando el control de la federación de fútbol de los oscuros personajes que la han capturado.