notitle
notitle

Nano Guerra García, Opina.21Quisiera que nuestros hijos recibieran formación de aquel que tenga una familia constituida, unida y con valores. No de aquel que predique sin haberla consolidado o habiéndolas destruido. Que aprendan de ciencias e innovación de aquel que en su actitud investigadora demuestra siempre los intentos constantes por desafiar los paradigmas existentes. No de aquel que repite el dogma sin cuestionarlo.

Que sean entrenados para el éxito por aquel que lo ha logrado o permanezca siempre en la lucha. No a la cátedra del pesimista o del charlatán que no tiene logros que mostrar.

Quisiera que reciban la sabiduría de los hombres que lograron su propia riqueza y que supieron conservarla y aprovecharla. No la arenga del que odia al que lo logró o de aquel que no sabe cómo usarla y la despilfarra.

Que escuchen al que les enseña una filosofía y valores a partir de que se valoren a sí mismo, y no la ética del que demanda sacrificios y expone a los demás.

Que sean formados por alguien que les dice que las cosas las tienen que lograr ellos mismos por cuenta propia, y no por el que les hace creer que todo pasa por un trabajo en el Estado o por la ayuda asistencialista de los gobiernos ineficientes.

Esa es la teoría, pero el mejor ejemplo es el que inspira y llama a la acción. Estas son las bases que se deben tomar en cuenta para formar emprendedores.