La Fiscalía no encontró indicios que apunten a Rosario Ponce como autora de algún tipo de atentado contra Ciro Castillo. (USI)
La Fiscalía no encontró indicios que apunten a Rosario Ponce como autora de algún tipo de atentado contra Ciro Castillo. (USI)

Las pericias realizadas por la muerte del estudiante Ciro Castillo Rojo García Caballero no pueden establecer hasta ahora que este haya sido asesinado. Se analizaron las prendas que tenía puestas en el momento de su muerte y también el cadáver, y los informes indican que estaba vivo cuando cayó, por lo que se descarta que hubiera sido asesinado en otro lugar y luego lanzado al precipicio.

La fiscal María del Rosario Lozada Sotomayor, quien dirige las indagaciones adelantó que no existen pruebas de un homicidio y dijo que se están analizando los indicios.

Además, los propios peritos aseguraron que las pruebas realizadas no pueden establecer si Ciro cayó accidentalmente o si lo empujaron; sin embargo, guiados por las investigaciones se inclinan por la tesis de la caída accidental. Esa misma idea es la que se maneja en el Ministerio Público, pues no hay forma de identificar a un responsable. "De lo que se tiene, todo parece indicar que Ciro se cayó solo", indicaron a este diario fuentes de la fiscalía.

LOS CABELLOSEmpero, la fiscal Lozada aún está a la espera de los resultados de la prueba mitocondrial, que es un muestreo de las células de los cabellos encontrados en las prendas de Ciro. Estos serán comparados con los pelos que entregaron una veintena de personas incluidas en las investigación, entre ellas policías, rescatistas y familiares de Ciro y de Rosario Ponce. De ese grupo, al menos 13 muestras atraen la mayor atención y una de ellas es la del coronel en retiro Luis Gárate Otero, quien habría llegado al valle del Colca una semana antes de encontrar a la expareja del joven.

El último jueves, Gárate respondió por cerca de cinco horas las preguntas del Ministerio Público y habría caído en contradicciones. Dijo, por ejemplo, que fue convocado por la Policía para ayudar en la búsqueda de ambos jóvenes, sin embargo, abandonó el Colca después de encontrar a Rosario. En su testimonio también habría negado cualquier relación con el entorno de la muchacha, pero la verdad sería que es amigo de Carlos Ponce, tío de la estudiante.

SOLO INDICIOSEn tanto, los testimonios son el único soporte a los que se aferra la defensa de la familia Castillo Rojo. Ellos ubican al menos tres o cuatro testigos importantes, entre ellos el capitán Jorge Zúñiga Huayta, el oficial que llegó en reemplazo de Robert Grandez, jefe de la Unidad de Salvamento de Alta Montaña (USAM) que estuvo en todo el proceso de búsqueda y rescate de Ciro. Zúñiga ha puesto en cuestión varias de las declaraciones de los policías que participaron en los operativos.

También consideran importante la participación de Robert Grandez, pues creen que los errores en el recojo de pruebas y las equivocadas estrategias de búsqueda no fueron producto de simples malas decisiones, sino que hubo una intencionalidad.

La familia Castillo Rojo acusa a Grandez de haber manipulado y ocultado pruebas, además de entorpecer las investigaciones. El otro personaje cuestionado es Luis Gárate Otero, así como también los civiles Moisés Condori Ccama, Justino Alcca Palma y Salvador Arotaype.

POCO EN CONTRARosario Ponce es la única acusada directamente por la familia del occiso. Ella ha defendido desde el inicio su inocencia y, aunque incurrió en algunas contradicciones, no existen elementos que prueben su participación en el supuesto asesinato del estudiante.

Una de las declaraciones que puso en duda la inocencia de Rosario, fue la de la rescatista María Teresa Pillco, quien dijo a la Fiscalía que la joven confesó que sabía dónde estaba Ciro, pero la imputada ha negado esa versión.

HIPÓTESIS

– Habría sido un resbalónSegún el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Ciro Castillo habría caminado hasta la zona donde se resbaló, de donde cayó lateralmente. De acuerdo con esta versión, no hay señales de que peleó con alguien.

– Ruta de la drogaEl padre del estudiante dijo que sospecha que su hijo pudo haber sido utilizado por desconocidos para recorrer una ruta de traslado de droga. Según él, Ciro podría haber descubierto algo que provocó su asesinato.

– Estudiante abandonadoLa defensa de la familia Castillo-Rojo también tiene la hipótesis de que Rosario Ponce habría abandonado a Ciro al encontrarse este herido o grave, lo cual podría generar una denuncia por abandono de personas en peligro.

– Por irresponsabilidadPara Rosario Ponce, su periplo por el cañón del Colca con su expareja debió haber culminado como una simple "anécdota de dos jóvenes", pero terminó en una tragedia porque "él se resbaló por tomar la decisión de no ir con el equipo suficiente a una montaña".