Luis Llanos podría ser encarcelado por haber defendido su vida. (USI)
Luis Llanos podría ser encarcelado por haber defendido su vida. (USI)

Era su vida y la de su novia o la de dos delincuentes armados. El empresario Luis Miguel Llanos Carrillo, experto en artes marciales, no dudó en defenderse y disparar causando la muerte de sus atacantes. Ahora, el hombre de negocios afronta una grave denuncia que lo podría llevar a la cárcel: la Fiscalía lo ha acusado por el delito de homicidio simple y encubrimiento real.

De acuerdo a la denuncia de la fiscal Cristina Huamán García, Luis Llanos incurrió en una "legítima defensa imperfecta", debido a que hizo uso de una "fuerza desmedida" y no actuó con racionalidad.

Como se recuerda, el 27 de diciembre pasado el joven deportista sorprendió a dos hampones cuando encañonaban a su novia en una calle de Miraflores. Se les enfrentó y los mató. Sin embargo, pese a que se habría tratado de un acto de legítima defensa, ahora Llanos enfrenta un proceso penal, por lo que podría ser condenado entre seis y 20 años de prisión.

El caso se encuentra en manos del Poder Judicial. El juez a cargo tiene un plazo de 10 días hábiles para decidir si archiva la denuncia o abre instrucción con mandato de detención.

REGRESA A DAR LA CARAApenas tuvo conocimiento de esta denuncia, Llanos Carrillo retornó de Estados Unidos. "En el Perú estamos acostumbrados a que los delincuentes nos disparen. Me he podido quedar en el extranjero pero he venido a dar la cara", señaló tras calificar la decisión de la fiscal como una injusticia.

Al respecto, el penalista Roberto Miranda explicó que en la mencionada acusación se ha tenido en cuenta la supuesta racionalidad de los límites del derecho de la defensa propia. "En este caso hay un mensaje de que hubo un exceso", indicó el abogado.

SABÍA QUE

- Luis Llanos fue campeón sudamericano de 'full contact' y del panamericano de Jiu Jitsu. Trabajó para una empresa de seguridad en Estados Unidos.

- Santiago Llancari, abogado del denunciado, señaló que la acusación es una represalia porque se presentó una queja contra la fiscal.

- En el homicidio simple no existe premeditación. Se actúa en función de lo que ocurre en el momento.