notitle
notitle

Mónica Delta,Opina.21mdelta@peru21.com

En aparición inédita, el mandatario estuvo flanqueado por los expresidentes Alan García y Alejandro Toledo, transmitiendo así un estado maduro y responsable. Tres jefes de Estado juntos que expresan quince años de democracia y de crecimiento. El motivo, una década del Acuerdo Nacional, un foro creado por Toledo (quien, fiel a su estilo, para mi gusto un tanto "chusco", se apresuró en recordar que fue "el padre de la criatura"), en el que se busca llegar a consensos en grandes temas. Lo cierto es que, en la práctica , se ha logrado poco; sin embargo, es un espacio que, a puerta cerrada, puede procurar que se quiten caretas y poses y, a un nivel multipartidario, se digan muchas cosas. Esta oportunidad sirvió para que el AN apruebe una política de Estado sobre los recursos hídricos. Desde mi punto de vista, una respuesta política a Gregorio Santos en el sentido de que el agua no tiene un dueño, no es de una región, es de todos.

La importancia del agua no solo está vinculada a la minería y a la agricultura; tiene relevancia en todas las actividades. Por eso tenemos una ley de recursos hídricos que ha sido modificada 116 veces. En promedio, los jefes de la ANA han durado solo seis meses. Lo extremadamente curioso es que en ningún momento un representante de la ANA ha estado en las negociaciones de Conga, pese a que esta depende del Ministerio de Agricultura, ente que debería ser fundamental en el empeño de buscar alternativas de solución en este asunto que parece estar en "coma", como lo ha sugerido PPK hace unos días. Pero volviendo al principio, es importante y saludable para un país como el nuestro, que la experiencia de los expresidentes sea utilizada y capitalizada por Humala. Y es menester de los exmandatarios no estar aconsejando o criticando en público al presidente, como insiste "su aliado", sino ayudarlo, en privado, a hacer lo mejor para el Perú. Ya vendrá el tiempo de las campañas electorales.